Estocolmo.se
Jorge Antonio Vassallo, testimonio de una historia


Estocolmo | Chile 42 años
Publicada:2013-09-09
Por Estocolmo.se/Marta Inostroza

El GAP conocido también como el grupo de amigos personales de Salvador Allende, fue la guardia de seguridad en torno al Presidente, creada a fines de 1970. Fue la muerte del general René Schneider, sucedida en octubre de ese año, lo que agudizó la desconfianzas en las instituciones armadas, Ejercito y Carabineros. Cuando Salvador Allende es elegido Presidente, es el MIR que, durante el primer año y medio, tendrí­a el control y la coordinación del GAP. Posteriormente y hasta el golpe militar, sería la Unidad Popular la que se hace cargo.




Jorge Antonio (izquierda)
Sergio (o Jorge Antonio) fue uno de los 92 sobrevivientes de los cerca de 200 que llegaron a ser miembros del GAP. Me integré al GAP a fines de septiembre del 70. Allí estuve hasta el 21 de julio del 71, fecha en que el MIR, se retira formalmente de la escolta. Eramos un grupo como de 12 personas y yo fui elegido entre los militantes que trabajábamos apoyando a los pobladores cuando hací­an las ocupaciones de terrenos. En ese tiempo, el Chicho tenia su "Moneda chica" en la Casa del Profesor, en la calle Huúrfanos con Brasil creo, no recuerdo bien nos dice evocando esos tiempos. En 1976 con la sensación de haber sobrevivido llega a Suecia exiliado.

- ¿Qué recuerdos tienes del dí­a del golpe militar?
El 11 de sept, fue una decepción. Estábamos esperando ese dí­a, sabí­amos que venia pero nos equivocamos de fecha. Se pensaba que serí­a el 13 de septiembre. Ese día del once, temprano, me despierta un compañero y me dice que prenda la radio, lo hago justo cuando dan el primer comunicado de la junta militar y por supuesto, luego, más tarde, las palabras finales del Chicho. Ese día, fue para mi "el día de la verdad" creí que comenzaba un periodo donde junto a la clase trabajadora, enfrentarí­amos al fascismo y su campaña del terror, que de manera subrepticia se habí­a infiltrado en la sociedad.

- ¿Cuál crees que fue la clave del éxito del golpe?
La clave del éxito golpista fue la sedición, la traición, el secreto, la cobardí­a, la contra inteligencia militar, la polí­tica de la DC, los Edwards y la intervención del gobierno yanqui a través de la CIA y su apoyo a los enemigos del proyecto socialista de Salvador Allende. Ademas, desde la izquierda se había sobrestimado la capacidad revolucionaria de la clase trabajadora al mismo tiempo que nos habí­amos sobrevalorado en nuestra capacidad político-militar y de la posibilidad de movilizar fuerzas en las distintas áreas donde suponí­amos que tení­amos bases e influencia. -

Hoy la mayorí­a de los polí­ticos que se decí­an de izquierda son corruptos funcionarios de la polí­tica, hay honrosas excepciones, las hay!- ¿Qué se interrumpe en tu vida con ese hecho?
Realmente mi vida no fue "interrumpida" por el golpe militar, yo era un militante de la Revolución y estaba seguro que mi vida se prolongarí­a hasta el minuto del encuentro, ese idealismo casi infantil de creer en una lucha limpia, aunque no hay guerras que son limpias, nunca imaginé un enemigo tan sucio, tan cruel con los inocentes, porqué entiendo la represión contra nosotros, los aparatos polí­tico-militares que eramos los enemigos, pero el ejercito chileno, actuó de manera cruel contra todo el pueblo chileno, no interrumpió mi vida, sino que a través de la maldad, al no poder atraparme, comenzaron a acosar a mi compañera y ella, no era militante, la idea de que ella cayera en las manos de la dina, hizo que optara por sacarla a ella de Chile y luego, volver yo a la lucha. -

- ¿A partir de tu experiencia cuáles son las cosas más importantes que rescatas de ese tiempo?
Tres hechos: la muerte de Salvador Allende, la muerte de Miguel y el lanzamiento del cadáver de Lumi Videla a los patios de la embajada italiana. Quizás también como un cuarto hecho, es lo que me sucedió personalmente. El dí­a 14 de septiembre fui a mirar los efectos del bombardeo en la Moneda. En una esquina, me encuentro de frente con uno de los edecanes militares de Allende, que me reconoce, se puso rojo, me miró, agacho la vista y siguió, cuando le habrí­a bastado con indicarme y hubiese sido arrestado por los militares que habí­an por todas partes.

- ¿Qué consecuencias inmediatas tuvo el golpe para ti?
Asilarme, lo hice el 2 de octubre del 74, tres dí­as antes de la muerte de Miguel. Hasta entonces estaba viviendo en la clandestinidad y ya no tení­a donde llegar. La Dina estaba acosando a mi compañera. En el último encuentro con ella, logramos hacerla subir a un auto, cuando justo en la vereda de enfrente, vemos que un grupo de cinco agentes de civil arrestan a una mujer que iba vestida casi igual que mi compañera. Asilarme, fue duro y aunque estaba autorizado para hacerlo, algo me hizo auto sancionarme como desertor y cobarde, carga con la que por olvido viví­ casi 20 años, hasta que un día, conversando con quien fuera mi jefe directo durante la clandestinidad, tocamos el tema y me recordé que él, me habí­a comunicado la autorización expresa de Miguel para que yo saliera del paí­s. -


Jorge Antonio Vassallo
- ¿Que ha significado el exilio para ti?
El exilio en un comienzo fue una pesadilla y al mismo tiempo la sensación de haber sobrevivido pero lamentando la suerte de mis compañeros caí­dos y desaparecidos. Mantuve el deseo permanente de volver a la lucha y el 75 tengo una entrevista donde se fijan las pautas para incorporarme al "retorno". En el intertanto, suceden acontecimientos que no permiten mi vuelta y quedé esperando una respuesta. Pasan los años y comienzo a entender que no regresaré, el MIR se divide, mis hijas son un ancla que me retienen y la idea de la vuelta se aleja, al punto que hoy, mi familia, o sea mis nietas/o, me hacen imposible pensar en dejar estas tierras. El exilio ha sido para mi, una oportunidad que la vida me a otorgado. Sobreviví, tengo una hermosa familia, creo haber crecido como ser humano. Sigo creyendo que todo ser humano es digno de respeto, que lo más importante, es trabajar por una sociedad más justa, un mundo más armónico y que igualdad, solidaridad y fraternidad, son las bases para una civilización que respeta los derechos humanos.

- ¿Que reflexión haces a los 40 años del golpe militar?
Mi reflexión es que el neoliberalismo es como un cáncer que ha corroí­do al mundo; que las ideas del socialismo han sido vilipendiadas, desacreditadas; y que lamentablemente, por lo menos en Chile, la izquierda hoy, es una supuesta izquierda parlamentaria, la verdadera izquierda, esta fuera del congreso. Hoy la mayorí­a de los políticos que se decían de izquierda son corruptos funcionarios de la política, hay honrosas excepciones, las hay, por lo tanto, creo que lo que se debiera hacer, es lograr la unidad de todos los sectores honestos para lograr los cambios necesarios y recomenzar la reconstrucción de una sociedad inclusiva y justa.

- ¿En Chile se hablaba de los que se fueron y de los que se quedaron o del exilio dorado, en el caso de los que se quedaron en Suecia. ¿Qué opinas de ello?
Gran respeto y honor a todos aquellos militantes y trabajadores, que se quedaron en el interior soportando la represión, pero personalmente tenía otra razón, yo era un rostro conocido para la dina, mi trabajo junto al Chicho, me hizo involuntariamente aparecer en diarios, noticieros en los cines, en la televisión y de ahí­ lo difí­cil e increí­ble que fue lograr sobrevivir la clandestinidad sin contar con una infraestructura y medios que me permitieran vivir y actuar eficientemente en la resistencia. Al punto que un día llamé por teléfono a una amiga, para ver si su familia me podí­a ayudar, ella, al escuchar mi voz, se desmayo de susto, la otra oportunidad, golpeo una puerta y al abrirme, la persona se pone a llorar e histericamente me pide que me vaya. Así­ era el terror impuesto por los militares. De los que nos quedamos en este "exilio dorado", cada uno tendrí­ su razón, no soy yo quien pueda juzgar.

- ¿Durante estas cuatro décadas, cuál es la pregunta que te has hecho y que no ha tenido o aún no tiene respuesta?
- La pregunta, uff, son tantas, una, como puedo yo, hoy viejo y lejos de mi patria, contribuir, entregar mis experiencias, mis sueños y de esa manera cooperar con un grano de arena a la construcción de esa montaña de justicia y libertad a la que todo hombre y mujer tienen el derecho de escalar! -

Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Estocolmo

✅ En Estocolmo, plaza Sergels torg se conmemora los 50 años de la caida del Che.
✅ Conversatorio Guillier Suecia
✅ Paco bueno, paco malo
✅ Presentación del poemario Vivencias poéticas
✅ El Congreso de Panamá de 1826 y las lecturas del siglo XIX latinoamericano

Anuncio google
Venecia: Viva Arte Viva es una bienal diseñada con los artistas
Italia | Actualidad
Hoy día, en un mundo lleno de conflictos y conmociones, el arte es testigo de lo más valioso que nos convierte en seres humanos. Es el terreno principal para la reflexión, la expresión individual,...

xxx
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad
Ultimas Noticias