Estocolmo.se
Juan Radrigán de visita en Estocolmo


Estocolmo | Actualidad
Publicada:2014-09-25
Por Agencias/Estocolmo

Juan Radrigán de visita en Suecia con dos obras ”MEMORIAL DEL BUFON” y ”QUE TIEMPOS AQUELLOS FANTA Y ROMO”. Teatro Sandino actúa en forma artística, política y social, promueve el intercambio cultural entre Suecia y Latinoamérica, hoy es con Chile y el Teatro Locos del Pueblo.





Teatro "Locos del Pueblo"
De Izquierda a derecha:Músico:Cesar Pacheco,Diseño:Gmo.
Ganga, Víctor Faundes,Juan Radrigan,
Ximena Morales, Igor Cantillana, Leni Hidalgo, Renzo Oviedo.
Foto:www.estocolmo.se
Juan Radrigán de visita en Suecia con dos obras ”MEMORIAL DEL BUFON” y ”QUE TIEMPOS AQUELLOS FANTA Y ROMO”. Teatro Sandino actúa en forma artística, política y social, promueve el intercambio cultural entre Suecia y Latinoamérica, hoy es con Chile y el Teatro Locos del Pueblo.

Estas dos obras ”MEMORIAL DEL BUFON” y ”QUE TIEMPOS AQUELLOS FANTA Y ROMO”, se presentarán en la Sala de Blå Huset, Tenstaplan nr.8, TENSTA. Metro Azul hacia Hjulsta.

Las funciones tendrán lugar en las siguientes fechas:
MEMORIAL DEL BUFON: Jueves 25 y Viernes 26 de septiembre, a las 19 hrs. Sala Blå Huset, Tenstaplan nr.8 - TENSTA.

QUE TIEMPOS AQUELLOS FANTA Y ROMO: Sábado 27 y Domingo 28 de septiembre, a las 19 hrs. Sala Blå Huset, Tenstaplan nr.8 - TENSTA.

La sala es pequeña, 100 localidades.
Reservar entradas en los teléfonos:
08-408 29 132. 072 251 1111.


TeaterSandino

Juan Radrigán Rojas (Coquimbo, 23 de enero de 1937) es un dramaturgo chileno, que ha incursionado también en otros géneros. Radrigán ha impartido clases en diversas universidades en su país y ha recibido las más altas distinciones por su obra: los premios Nacional de las Artes Escénicas (2011) y Altazor (2005 - 2014), además de haber sido seleccionado muchas veces en la Muestra de Dramaturgia Nacional.

Hacer Click para agrandar la imagen
Hijo de un padre mecánico y una madre profesora, alcanzó a vivir muy poco tiempo en su ciudad natal, Coquimbo: a los dos años de edad llega a Santiago. Como sus tres hermanos, recibió la educación básica de su madre. Autodidacta, nunca fue a la escuela, pero leyó ávidamente cuanto caía en sus manos. A los doce años, comenzó a escribir poessías y cuentos.

Hacer Click para agrandar la imagenFue director de Cuadernos inéditos, órgano oficial de publicaciones del Centro de Escritores Inéditos, desde el nr.2 (noviembre de 1961) hasta el nr.5 (julio de 1962). A los 25 publica su primer volumen de relatos Los vencidos no creen en Dios, al que le sigue seis años más tarde, en 1968, la novela El vino de la cobardía.

Radrigán dramaturgo
Durante los primeros años después del golpe de Estado en Chile de 1973, Radrigán desempeñó los más diversos oficios (librero, vendedor, dependiente de tienda, envasador, entre otros) para poder sobrevivir. Sin embargo, esta alternancia laboral no le impidió seguir escribiendo: en 1975 aparece su poemario El día de los muros y cuatro años más tarde escribe su primera obra teatral Testimonio de las muertes de Sabina, que sería representada en muchas ciudades del país por profesionales y aficionados.


En La tercera del 2014/06/22, Pedro Bahamondes, escribe:

El teatro chileno según Radrigán
Mientras el premio nacional escribe una nueva obra, también adapta Tempestad, de Shakespeare, que debuta en el GAM. Aquí hace un alto y desmenuza la escena nacional.

por Pedro Bahamondes
Bah, está abierta la Alameda”, bromea Juan Radrigán. Frente a la Biblioteca Nacional, los hinchas de la selección chilena celebran el triunfo ante la escuadra española peregrinando sin rumbo. Camino al departamento donde vive hace 27 años, en la calle Carmen, el premio nacional de las Artes y la Representación 2011 cuenta que vio el partido junto a sus alumnos de cuarto año, que le gusta el fútbol y que su equipo favorito es la Universidad Católica.

Tiene 77 años, 44 obras y lo que más le pesa a su edad es no poder dejar de fumar. No es la diabetes que le diagnosticaron hace cinco años o no poder leer ni escribir durante las noches. No. “Dar entrevistas es una buena excusa para echar humo un rato”, dirá. Aclara que no tiene problemas en conversar, siempre y cuando sea sobre teatro. De su vida privada, en cambio, prefiere no hablar. Para eso están sus obras.

“Siempre he sido rebelde y eso me ha jugado en contra. Aún me sorprende que me hayan dado el Premio Nacional”, ríe. Para Radrigán, los premios valen poco, aunque le gusta cómo lucen en su departamento. Se resiste a usar celular, escribe solo en casa, todo a mano y en hojas de cuaderno. Rara vez revisa su mail. Mientras se divide entre sus clases universitarias, el autor de Hechos consumados trabaja hace tres meses en un nuevo texto. Lo titulará La vida es un país de extranjeros, una historia que ocurre en un pueblo perdido en algún rincón de Chile.

“La protagonizan una mujer, su empleada y un escritor que pretende ser reconocido como el peor poeta del mundo”, cuenta. “Se sabe tan malo que espera sacar provecho de eso, pero luego viene un temblor y todos van a la iglesia a confesarse. Cuando termina de moverse la tierra, la vida sigue y los habitantes no se juzgan ni aceptan entre ellos. Quedan en una profunda inesperanza”.

El teatro chileno, según Radrigán, se encuentra en el mismo lugar: entre la esperanza y desesperanza. “Su maldición de siempre ha sido la falta de espacios. Ahí tienes botado, por ejemplo, el Teatro Cariola, una sala hermosa que fue hecha para la gente y gracias a sus donaciones. De puro idiotas lo tienen cerrado”, alega.

Tras cancelarse por falta de fondos el estreno de su obra Fantasmas borrachos -que debutaría el 5 de junio pasado en Matucana 100, bajo la dirección de Gonzalo Pinto y con un ambicioso elenco que incluía a Francisco Melo y Anita Reeves, entre otros-, Radrigán contactó al director chileno Alejandro Quintana, radicado en Alemania tras su exilio durante los 70. Sin haber dirigido un montaje en Chile, Quintana es el único chileno que ha sido director de planta del mítico Berliner Emsemble, de Bertolt Brecht. Ambos acordaron que El príncipe desolado, de 1997 y que nunca ha sido llevado a las tablas, es el texto indicado para el doble debut.

“Yo le enviaba obras y él quiso aventurarse en esta, que de seguro dará que hablar”, afirma. “Su protagonista es Luzbel, el ángel caído que le pide a Dios morir. Por eso se dijo que era un texto en contra de la Iglesia, aunque nunca lo pensé así”, reconoce. En agosto, Quintana viajará a Chile para la primera lectura grupal, y el montaje -Fondart de Excelencia 2013 de 58 millones de pesos- podría estrenarse en enero próximo en Matucana 100. Algo sí está claro: con los años, Radrigán dejó de creer en Dios.



Fuente: Texto completo, La tercera/




Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Estocolmo

✅ Arranco por los techos.
✅ La cuestión esta dispareja.
✅ CENA BAILABLE AERCHI-SUECIA
✅ LAS ENFERMEDADES DE LA TERCERA EDAD
✅ Estrategia: Estamos en un Estado de Derecho

Anuncio google
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad

Ultimas Noticias

Edelstam
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel