Estocolmo.se
MEO sale a la caza de Beatriz Sánchez y del Frente Amplio


Chile | Política
Publicada:2017-11-03
Por Agencias

El ex Presidente Sebastián Piñera lo trató de “candidato del 1%” y dio una mirada por debajo del hombro.
Pero cuando quedan menos de tres semanas para las elecciones, los resultados de la última encuesta CEP le devolvieron el alma al cuerpo a Marco Enríquez.




Marco Enríquez era hasta hace pocas semanas un jugador casi irrelevante en la contienda presidencial. Todas las encuestas lo daban con un porcentaje muy bajo, que en algunos casos no superaba el 1%, bastante lejos de las principales cartas de la izquierda, como Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez.

Al líder del Partido Progresista le ha sido muy difícil sacarse el estigma de sus vínculos con Soquimich en el caso del financiamiento irregular de la política, y de los eventuales aportes de campaña que éste habría recibido de la compañía brasileña OAS para la elección de 2013.

Eso, sumado a una serie de desaciertos en materia política, llevaron a que el otrora dirigente del Partido Socialista no encontrara aliados interesados en pactar con él, quedando aislado, y con un gran número de adversarios queriendo desplazarlo como representante de la izquierda.

De hecho, el ex Presidente Sebastián Piñera lo trató de “candidato del 1%” durante un foro presidencial, en un claro reflejo de que su candidatura es mirada por debajo del hombro.

Pero cuando quedan menos de tres semanas para las elecciones, los resultados de la última encuesta CEP le devolvieron el alma al cuerpo a Marco Enríquez. Y la razón es que el sondeo más valorado por el sistema político le otorgó un 4,6% de preferencias al abanderado del PRO en un escenario de votante probable, frente al 8,5% que obtuvo Beatriz Sánchez.

La medición no solo lo ubicó acortando distancia de la representante del Frente Amplio, sino que lo muestra a él como un contendor que va en ascenso, mientras que la periodista cae. Esto fue leído por Enríquez como una gran oportunidad para retomar sus banderas de lucha, que había extraviado en medio de la refriega judicial, y recuperar así el sitial que el movimiento de Gabriel Boric y Giorgio Jackson le estaban arrebatando.

Este es precisamente uno de los grandes objetivos de MEO y el PRO en estos comicios: recuperar el terreno perdido, para lo cual es fundamental superar en la competencia presidencial al Frente Amplio y lograr algunas plazas en la Cámara de Diputados para tener representación parlamentaria.

Es la fórmula que visualizan en el Partido Progresista para mantenerse con algún grado de relevancia los siguientes cuatro años; de lo contrario, advierten que la colectividad tendrá poco margen para influir durante el próximo gobierno, más allá de quien llegue a La Moneda.

La apuesta de Enríquez ahora es salir tercero, por sobre el Frente Amplio y quedar en un buen pie para negociar con lo que queda del oficialismo en segunda vuelta, en caso que Alejandro Guillier compita con Sebastián Piñera. De ahí que el ex diputado forzó al candidato de la Nueva Mayoría a pronunciarse públicamente si lo apoyaría en la eventualidad de que sea él quien llegue al balotaje.

En su entorno reconocen que la intención de esa jugada fue amarrar voluntades para la segunda vuelta, ya que asumen que es muy poco probable que MEO obtenga el segundo lugar el 19 de noviembre. Es más, está contra el tiempo para poder alcanzar a Beatriz Sánchez, que junto a su círculo reformuló su estrategia de campaña precisamente para frenar el descenso en las encuestas y alejar el riesgo de que el líder del PRO la supere.

La recta final

Estas tres semanas serán muy intensas en ambos comandos, porque se van a disputar milimétricamente el mismo electorado. Así lo piensa el doctor en ciencias políticas, Kenneth Bunker. Para el académico, no es una buena estrategia de Enríquez apuntar a Beatriz Sánchez ni dirigirse directamente al electorado del Frente Amplio, ya que a su juicio eso sería muy agresivo.

Agrega que el candidato está haciendo bien las cosas, pero cuestiona que esté personalizando las críticas hacia otros personeros, calificándolas como fuera de lugar. “Basta que él proponga temas que identifiquen al votante del Frente Amplio, sin tener que atacar a Beatriz Sánchez”.

Bunker afirma que Sánchez se está desinflando sola debido a la debilidad de su liderazgo, y plantea que las ideas progresistas no están muertas, sino que distribuidas entre varios postulantes. “Marco podría ser el receptor esos votos, si las personas ven su candidatura más fuerte. Aún quedan tres semanas, y eso es suficiente si él hace una campaña un poco más propositiva y estable”, puntualiza el experto electoral.

El investigador señala que al Frente Amplio le va a ir mejor en la legislativa que en la presidencial, lo cual le permitirá tener cierta proyección. “En ese sentido, a Marco le ayudaría llegar tercero en la primera vuelta, ya que podría enfrentar en mejor pie una negociación en segunda vuelta, facilitando la construcción de puentes y alianzas, siempre que el PRO obtenga un par de diputados”.

Según los cálculos que entrega el especialista a partir de la simulación que realizan en la Universidad Central, de los candidatos del partido de MEO, la única con opciones de salir electa es Marisela Santibáñez, ya que los otros postulantes de la colectividad serían derrotados por representantes del Frente Amplio.

“Si quiere una agenda política de continuidad para el PRO, la presidencial es una elección crucial para Marco Enríquez. Él tiene que hacer un punto ahí, si es que quiere influir en una eventual segunda vuelta y en lo que ocurra de aquí en adelante”.

En tanto, José Miguel Izquierdo concuerda que MEO se juega lo que queda de su liderazgo en esta elección, indicando que su gran problema es que nunca ha podido institucionalizar su carrera política, situación que a su parecer le impide proyectarse.

De acuerdo a la opinión del analista, esto se debe a que Enríquez siempre ha jugado al solitario en política, siendo incapaz de establecer alianzas con otros sectores, en gran medida, porque ha personalizado su aspiración presidencial y al partido que formó.

Dice que quedar en cuarto lugar sería una gran derrota para el abanderado presidencial, y por lo mismo, habrá que observar también cómo les va a los candidatos del PRO al Congreso. “Lo que ocurra en la legislativa puede marcar mucho el futuro de MEO y el PRO”, concluye el especialista.


Fuente:Carlos Cuadrado S./El Muro

 


Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Chile

✅ Chile: Veo posible que ME-O llegue cuarto
✅ Premio Harald Edelstam 2018
✅ Alguien les hizo creer a los haitianos que Chile era el paraíso de Sudamérica
✅ Mujeres en el MIR. Des-armando la memoria: la revolución no fue un asunto únicamente de ho
✅ Chile será una plataforma para el intercambio tecnológico de Rusia con América Latina

Anuncio google
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad

Ultimas Noticias

Edelstam
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel