Estocolmo.se
En Chile, el Papa se encuentra con una Iglesia envuelta en escándalos sexuales


Chile | Actualidad
Publicada:2018-01-17
Por Agencias

La visita del papa Francisco a Chile, del 15 al 18 de enero, ha adquirido una oposición sin precedentes con ataques contra iglesias católicas con bombas incendiarias y protestas de los chilenos hartos de los abusos sexuales perpetrados por los clérigos y su encubrimiento sistemático.



Toma de pantalla


La visita del papa Francisco a Chile, del 15 al 18 de enero, ha adquirido una oposición sin precedentes con ataques contra iglesias católicas con bombas incendiarias y protestas de los chilenos hartos de los abusos sexuales perpetrados por los clérigos y su encubrimiento sistemático.

El Papa llega a un país donde alrededor del 60% de los chilenos se declaran católicos, pero donde la iglesia ha perdido la influencia y la autoridad moral que una vez gozó debido a los escándalos sexuales, la secularización y una casta clerical desactualizada. Francisco intentará revertir la tendencia durante su visita de tres días, que comienza el martes con una serie de actos de protocolo para la iglesia y el estado, y será seguida por un viaje de tres días al vecino Perú.

En Chile, planea sesiones con inmigrantes, miembros del grupo indígena Mapuche y víctimas de la dictadura militar de Pinochet, que duró de 1973 a 1990. Queda por ver si se encontrará con sobrevivientes de abusos sexuales. Una reunión que hasta ahora no está en la agenda, pero tales encuentros nunca lo son.

La iglesia de Chile obtuvo gran respeto durante el régimen del general Augusto Pinochet porque se pronunció contra los abusos de los derechos humanos de los militares, pero comenzó una espiral descendente en 2010 cuando las víctimas de un sacerdote carismático y políticamente conectado denunciaron besos y tocamientos.

Chile es una rara avis para la Iglesia católica dentro de América Latina. En los últimos años, el país le ha dado la espalda a la religión de forma acelerada conforme se iban conociendo los escándalos de abusos sexuales a menores de edad cometidos por eclesiásticos. 

En La Moneda, el histórico palacio presidencial, donde Salvador Allende murió en 1973 durante el golpe militar de Pinochet, el papa Francisco afrontó este martes el más grave problema que viven los católicos locales durante su primer discurso oficial en Chile.

Manifestó su “dolor y vergüenza” ante el daño “irreparable” causado a los niños por los ministros de la Iglesia y pidió “perdón” por lo sucedido, invitando a los obispos a “apoyar con todas las fuerzas a las víctimas”.

El “desgaste” que vive la Iglesia chilena por este problema queda claro al ver los datos de Latinobarómetro. Según la última edición de este estudio publicada la semana pasada, solo el 45 por ciento de los ciudadanos se declaran hoy católicos (eran el 74 por ciento en 1995), mientras que la confianza hacia la institución eclesiástica se sitúa en un pobre 36 por ciento (80 por ciento hace 22 años). Chile se destapa así como el país menos creyente de América Latina.
Toma de pantalla


Los líderes de la iglesia local habían ignorado las denuncias contra el reverendo Fernando Karadima durante años, pero se vieron obligados a abrir una investigación oficial después de que el testimonio de las víctimas se hiciera público y los fiscales chilenos comenzaran a investigar. El Vaticano en 2011 sentenció a Karadima a una vida de “penitencia y oración” por sus crímenes, pero el liderazgo de la Iglesia no ha ganado la confianza de los chilenos por haber ocultado los crímenes de Karadima durante tanto tiempo.

“El caso Karadima creó una herida feroz”, reconoció el embajador de Chile ante la Santa Sede, Mariano Fernández Amunategui. Él y otros dentro del Vaticano hablan abiertamente de una Iglesia chilena “en crisis” como resultado, una notable admisión del escándalo en una Iglesia que ejerció tal influencia política que ayudó a evitar las leyes que legalizan el divorcio y el aborto hasta hace poco.

El número de chilenos que se consideran católicos cayó al 45% el año pasado frente al 74% de 1995

Una encuesta realizada por el centro de estudios Latinobarómetro de Santiago mostró este mes que el número de chilenos que se consideran católicos cayó al 45% el año pasado frente al 74% de 1995. Además, la firma concluyó que Chile tenía menos estima por el primer Papa latinoamericano de la historia que otros 18 países de Centro y Sudamérica. Incluso entre los católicos chilenos, solo el 42% aprueba el trabajo que está haciendo Francis, en comparación con un promedio regional del 68 por ciento.

“El grave error de la Iglesia Católica en el caso Karadima no fue que existiera el caso, que la Iglesia no pudo evitar porque sucedió, sino más bien la forma en que reaccionó la Iglesia”, sentenció Marta Lagos, de Latinobarómetro. “Los líderes de la Iglesia chilena esperaban que el Vaticano diera su veredicto: no querían acusar a Karadima, al contrario, había una especie de encubrimiento y ocultación del caso”.

Los líderes de la Iglesia chilena no querían acusar a Karadima, al contrario, había una especie de encubrimiento y ocultación del caso”

Marta Lagos

De Latinobarómetro


La situación para la Iglesia se complicó la semana pasada por la filtración en Chile de una carta del Papa del 2015 dirigida a obispos locales que mostraba que el Vaticano había planeado pedirle a Barros que se tomara un año sabático cuando acabara con su puesto anterior en 2014. Ese plan salió mal y Barros fue enviado a Osorno.

Francisco, quien ha insistido en que tiene “tolerancia cero” para el abuso, reabrió las heridas del escándalo en 2015 cuando nombró a uno de los protegidos de Karadima como obispo de la diócesis sureña de Osorno. Las víctimas de Karadima dicen que el obispo Juan Barros sabía del abuso pero no hizo nada, una acusación que el obispo niega. De todos modos, Varios católicos preocupados de por ello han viajado a Santiago, donde han organizado pequeñas protestas en los últimos días y planean continuar durante la visita del pontífice.

Barros ha sido acusado de proteger a su antiguo mentor, el padre Fernando Karadima, a quien una investigación del Vaticano en 2011 encontró culpable de haber abusado de adolescentes durante muchos años. Karadima ha negado las acusaciones y Barros dijo que no tenía conocimiento de ninguna acto delictivo.

Iglesias atacadas contra el gasto

En los últimos día ha habido una serie de ataques contra iglesias católicas en la capital antes de la visita del Papa, incluyendo uno con una bomba incendiaria donde vándalos no identificados dejaron un panfleto que decía “Papa Francisco, las próximas bombas serán en tu sotana”, en el municipio de Estación Central. Nadie ha resultado herido y ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad de los ataques.

“Diez mil millones por el papa y los pobres nos morimos en las poblaciones”, señalaba en tanto un escrito en la muralla del santuario ‘Cristo Pobre”, donde la policía pudo neutralizar un bidón aparentemente lleno de combustible dejado en el lugar por sujetos no identificados.

El costo total de la visita del pontífice argentino asciende a unos 18 millones de dólares

Nunca antes la violencia y la oposición habían recibido al papa Francisco antes de una visita al extranjero. De hecho, la última vez en la historia que un Papa fue recibido con protestas (sin incidentes) sobre los costes del viaje pasó en el Reino Unido y el Papa Benedicto XVI en 2010.

El impacto económico de la visita papal y la declaración de días feriados, han provocado reproches en algunos sectores políticos y sociales, que recuerdan que el país austral es un Estado laico. El costo total de la visita del pontífice argentino asciende a unos 18 millones de dólares, un monto que financiarán la Iglesia Católica y el Estado chileno. La Iglesia se hará cargo de unos 6,5 millones de dólares, que se destinarán casi exclusivamente a la organización de las misas masivas que Jorge Mario Bergoglio ofrecerá en las ciudades de Santiago, Temuco e Iquique.

Otro aspecto de la visita papal que tendrá consecuencias en el ámbito económico es la consideración de días festivos en las regiones que visitará Francisco, una decisión que ha sido criticada por la Cámara de Comercio de Santiago. De acuerdo al informe financiero del proyecto de ley para aprobar la medida, el gasto de un día festivo en la Región Metropolitana de Santiago asciende a unos 10 millones de dólares.

El gasto de un día festivo en la Región Metropolitana de Santiago asciende a unos 10 millones de dólares.



Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Chile

✅ El diputado Saffirio presentó proyecto de ley que busca eliminar privilegios judiciales de autoridad
✅ Obispos que se inclinan por el camino de la transparencia, en cambio otros se adhieren al silencio
✅ Presidente de Palestina asegura que quiere fortalecer relación con Chile
✅ Mirko Macari
✅ Cadem: el 34% de las mujeres declaró haber sido víctima de algún tipo de acoso sexual

Te puede interesar!



El diputado Saf...


Industria del p...


Cadem: el 34% d...




¿El ensayo de ...


China compite p...


La realidad no ...

Anuncio google
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad

Ultimas Noticias

Edelstam
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel