Hija ofendida, Rebolledo publica el historial de su papá, por secuestro de 5 desaparecidos

Chile | Actualidad
Publicada:2018-08-16
Por Agencias

Ella tenía una visión religiosa de la vida que la había llevado a conservar su virginidad esperando un amor verdadero o el matrimonio. Los militares le arrebataron todo.



Foto, toma de pantalla/Montaje-esto.se
He leído 3 libros de Javier Rebolledo: “La danza de los cuervos” que relata los crímenes cometidos en el centro de exterminio Simón Bolívar, “El despertar de los cuervos” que relata las torturas cometidas en Tejas Verdes, y “Camaleón” que relata la vida de un exagente comunista que tenía amigos CNI.

Sólo me falta “A la sombra de los cuervos” que habla sobre los cómplices civiles de la dictadura. Los 3 que he leído han sido absorbentes de principio a fin. El primero que leí es el de Tejas Verdes. Lo compré luego de ver en Mentiras Verdaderas el relato de Olga Letelier. Es, quizás, la historia de dolor humano más fuerte que he conocido en mi vida. Lloré cuando la vi en televisión.

Lloré cuando leí el libro. No era esa sensación que uno siente al ver una película, no era sentimentalismo, era dolor. Dolor puro. Decepción humana. No podía creer todo lo que estaba relatado ahí. Aún hoy me cuesta entender tanta maldad. Olga fue secuestrada desde su colegio cuando tenía 16 años y fue llevada a Tejas Verdes donde fue torturada incontables veces.

Ella tenía una visión religiosa de la vida que la había llevado a conservar su virginidad esperando un amor verdadero o el matrimonio. Los militares le arrebataron todo. La violaron reiteradas veces. Olga cuenta que en una ocasión no sabe cuántos fueron el mismo día. Apenas podía moverse. Cree que aún estando desmayada la seguían violando. Reitero, tenía 16 años. Una vez leí que Stalin decía que millones de muertes son una estadística, pero que una muerte es una tragedia. Cuando leí ese libro, el testimonio de Olga y los otros 3 de víctimas que aparecen ahí, entendí eso.

LEER MÀS:Familia de condenado en Punta Peuco se querella contra Javier Rebolledo por injurias


Sabía que había existido la tortura en Chile, sabía que había incluido violaciones, sabía que los métodos eran de una crueldad horrorosa… pero nada se comparaba a leer en primera persona el testimonio de una persona que había vivido eso. Yo, al menos, me enfrenté a esa realidad por primera vez con el libro de Javier Rebolledo. El ejercicio de memoria que realizó el periodista apunta a lo más genuino de la experiencia humana, el relato personal. Nadie puede cuestionar eso. Sólo ella sabe qué vivió, cómo lo vivió, cuánto sufrió.

No importa el color político (o no debiera importar) Ella tenía una visión religiosa de la vida que la había llevado a conservar su virginidad esperando un amor verdadero o el matrimonio. Los militares le arrebataron todo. cuando la persona cuenta que la violaron. Eso no es aceptable y punto. Luego de conocer ese tipo de testimonios el sentido de lo humano, de lo ético, de lo correcto, adquiere otros niveles en uno. Uno entiende que no puede tolerar la violencia. Uno entiende que no se puede avalar un régimen dictatorial como el chileno, porque costó vidas, porque costó sufrimiento. Sufrimiento directo.

Funcionarios del gobierno fueron los que torturaron.

Muchos de ellos hoy gozan de libertad, o varios inclusos ocuparon u ocupan sillas en alcaldías, ministerios o en el congreso (saludos Cristián Labbé, mencionado en el libro como torturador de Feliciano Cerda, y saludos Rosauro Martínez, diputado de mi querido Yungay, mencionado también en el libro como torturador).

Que Javier Rebolledo haya apuntado desde esa perspectiva para contar las torturas cometidas en dictadura, creo que habla de su calidad humana, de su sensibilidad. No podemos oponernos a algo si no conocemos todo el horror que causó. Y sabremos el horror que causó sólo si lo encarnamos en una persona con nombre, apellido e historia. No nos sirven las cifras. Pueden incluso confundirnos. Necesitamos saber.

Aunque nos duela, aunque nos lleve a la tristeza, aunque nos lleve a decepcionarnos de la especie humana una y otra vez, porque sólo así nos opondremos a cualquier tipo de sistema que promueva o estimule estos métodos de shock para aterrorizar a la población. Últimamente varios estudios han mostrado que los niños y jóvenes chilenos no ven con tan malos ojos una dictadura. Yo me pregunto si opinarían así después de leer algún libro de Javier Rebolledo.

Hoy, ese periodista y escritor, está siendo demandado por la hija de un general que está preso en Punta Peuco por secuestro de 5 desaparecidos, por torturas en Tejas Verdes, y por el secuestro de 2 uruguayos. La hija se sintió ofendida ya que en “Camaleón”, Rebolledo publica el historial de su papá. Un juez acogió la demanda y Rebolledo tiene ciertas opciones de terminar en la cárcel. No puede ser.

LEER MÀS: Colegio de Periodistas rechaza decisión de la justicia chilena


Un Estado democrático no puede coartar de esa manera la libertad de expresión de un escritor que busca hacer ejercicios de memoria sobre una parte de la historia de Chile en la que todos sabemos y asumimos que se violaron los Derechos Humanos. Es una deuda que tenemos como sociedad el conocer todas y cada una de las historias, todos los nombres de las víctimas, y todos los nombres de los victimarios, y que así haya verdad, justicia y reparación. Son los escritores (y periodistas) los que nos han permitido conocer lo que fue La Caravana de la Muerte, Tejas Verdes, Simón Bolívar, La Venda Sexy, quién fue El Fanta, quién fue Ingrid Olderock, Lucía Hiriart… Ellos deben tener la libertad de escribir para que nosotros podamos saber, para que a nosotros nos indigne, para que se nos acelere el corazón de la impotencia de saber que hace tan poquitos años y en lugares tan cercanos el horror afectó de forma tan terrible a compatriotas, a jóvenes, a mujeres, a niños, a otros seres humanos.

Desde mi pequeño espacio, desde mi condición de admirador, y desde mi deseo de algún día escribir libros que impacten como los que ha escrito él, le mando todo mi apoyo y solidaridad a Javier Rebolledo. Resistencia. 

Por: (?)


Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Chile

✅ Las platas del NO: la historia secreta de cuando Anacleto Angelini financió la campaña y se volvió i
✅ Extraña muerte de Alejandro Castro, presidente del Sindicato de Pescadores S24 de Quintero.
✅ Condenan a los asesinos de José Gregorio Liendo
✅ Fallo de La Haya: Chile no tiene obligación de negociar con Bolivia una salida soberana al mar
✅ Chile: El cáncer sigue siendo la principal causa de muerte en Antofagasta.

Te puede interesar!

Muere a los 87 ...
Buenos días, L...
Óscar Muñoz, ...


¿El ensayo de ...
China compite p...
La realidad no ...




Aquí puedes buscar otros artículos de Alberico Lecchini, Marisol Aliaga, Víctor Montoya, Gutemberg Charquero, Javier Claure C. y Jorge Majfud con fecha - nombre del artículo- o bien del autor.

Anuncio google
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad

Ultimas Noticias

Edelstam
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel

Cell styling

Highlight cell
Alert cell