Argentina | DD.HH

La casa usurpada de Rodolfo Walsh: El asesinato del escritor argentino y las heridas abiertas de la


Por Agencias
Publicada:2019-03-26

En un nuevo aniversario de la muerte de uno de los intelectuales argentinos más importantes.



La casa usurpada de Rodolfo Walsh: El asesinato del escritor argentino y las heridas abiertas de la dictadura.

En un nuevo aniversario de la muerte de uno de los intelectuales argentinos más importantes se hizo un acto para exigir que su vivienda se convierta en un museo de la memoria.

Movilización en San Vicente, Buenos Aires, por el aniversario de la muerte de Rodolfo Walsh, 25 de marzo de 2019
Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba)

Rodolfo Walsh es, probablemente, el periodista más importante de la historia argentina. No sólo por sus excelentes producciones a lo largo de más de tres décadas de trayectoria, sino por su compromiso político y social que llevó a que fuese asesinado por la última dictadura que azotó al país sudamericano.

En ese marco, aún hoy hay deudas pendientes sobre su muerte. En primer lugar que su cuerpo, como el de la mayoría de las personas desaparecidas, nunca fue encontrado. Pero además, la casa donde vivió sus últimos días fue usurpada y hoy vive allí la hermana de uno de los policías que participó del allanamiento –tras el secuestro del escritor– en marzo de 1977.

Sus familiares, organismos de derechos humanos y el sindicato de prensa reclaman que esa vivienda sea restituida para convertirla en un espacio para la memoria.

¿Quién fue Walsh?
Si bien en sus comienzos era un escritor alineado con el nacionalismo, Rodolfo Walsh fue modificando su postura al calor de los procesos de radicalización política que se vivieron en Argentina y toda América Latina durante las décadas de 1960 y 1970. Fue así que acompañó siempre a la Revolución Cubana siendo uno de los fundadores de la agencia Prensa Latina; desde su rol de periodista e intelectual apoyó a sindicatos y organizaciones de izquierda y peronistas dentro de la Argentina.

En ese sentido, uno de los principales puntos de inflexión fue la publicación de su libro Operación Masacre en 1957, denunciando el crimen de la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu, que asesinó sin juicio a un grupo de militantes peronistas en un basural de la localidad de José León Suárez un año antes. "No puedo, ni quiero, ni debo renunciar a un sentimiento básico: la indignación ante el atropello, la cobardía y el asesinato", escribió entonces.

Esa obra inauguró a nivel mundial el género de no-ficción, nueve años antes de la primera edición de A sangre fría de Truman Capote.

Con el correr de los años el compromiso de Walsh fue creciendo. Así fue como dirigió el periódico de la central sindical conocida como CGT de los Argentinos y finalmente se terminó incorporando a la organización Montoneros, la organización político-militar más importante de Argentina y una de las más grandes de América Latina.

Nunca dejó de ejercer el periodismo y en sus últimos años cumplió un rol destacado en el diario Noticias. Una vez que comenzó la dictadura creó la Agencia de Noticias Clandestinas (Ancla), con un pequeño núcleo de periodistas que largaban despachos casi telegráficos a agencias internacionales para denunciar los horrores que llevaba adelante el nuevo Gobierno.

Muerte y usurpación
Para el 25 de marzo de 1977 –cuando el gobierno dictatorial había cumplido un año y un día–, Rodolfo Walsh vivía en la pequeña localidad de San Vicente, 50 kilómetros al sur de Buenos Aires, y lo hacía bajo el seudónimo de Norberto Pedro Freire. Se había refugiado allí en una especie de exilio interior, ya que era buscado por las autoridades debido a su militancia política.

En su humilde casa había escrito durante los últimos meses su famosa Carta abierta de un escritor a la Junta Militar en la que denunciaba los crímenes cometidos por las Fuerzas Armadas y sus aliados civiles.

Al respecto, Tomás Eliaschev, secretario de derechos humanos del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), explicó a este medio que se trata de "un texto reconocido a nivel internacional y con una trascendencia histórica muy significativa". "Entre otras cosas, alertaba que la peor violación a los derechos humanos no eran las desapariciones y los tormentos, sino la miseria planificada", agregó.

Walsh viajó aquel día hasta Buenos Aires para distribuir ese material repartiéndolo en distintos buzones y luego tener una serie de reuniones con sus compañeros de militancia.

Sin embargo, los servicios de inteligencia ya habían detectado sus movimientos y fue interceptado en el cruce de las calles San Juan y Entre Ríos, de la capital argentina. Los militares intentaron secuestrarlo y subirlo a un vehículo, sin embargo, Walsh se defendió a los tiros y fue herido de muerte. Su cuerpo fue raptado y desaparecido.

Al día siguiente, militares y policías ingresaron a su vivienda y la saquearon. Muchos textos del periodista y escritor fueron destruidos, incluidos varios cuentos inéditos. Entre los agentes de seguridad estaba el ex-subcomisario de la Policía Bonaerense, Rubén Oscar Sala, quien en el marco de la repartija del botín (algo habitual durante la dictadura argentina) se quedó con la casa.

"Este lugar permanece usurpado desde aquel entonces por la familia de un exsubcomisario", denunció Eliaschev. Es que Sala dejó allí viviendo en primer lugar a su madre y, cuando esta falleció, a su hermana María, quien hoy reside todavía en el que fuera el último domicilio de Rodolfo Walsh y para el fisco sigue a nombre de Norberto Freire.

Reclamo por memoria, verdad y justicia
Desde hace diez años que organizaciones de derechos humanos reclaman la restitución de ese lugar. En 2008 se declaró como patrimonio histórico y cultural, lo que permitió que el edificio no fuera derrumbado. Actualmente en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires existe un proyecto de expropiación para convertirlo en espacio para la memoria. Sin embargo, no se ha avanzado en ese sentido.

Es por eso que por iniciativa de la agrupación Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (HIJOS) de San Vicente se conformó la Mesa de la Memoria de la localidad, y todos los 25 de marzo buscan hacer una movilización cada vez más másiva. Allí son acompañados por el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) y la hija de Rodolfo Walsh, Patricia.

"Hay mucha gente que no sabe que Rodolfo Walsh vivió sus últimas horas en San Vicente y ahí escribió la Carta Abierta a la Junta Militar", sostuvo Analía Fernández, de HIJOS San Vicente, a RT. Y recordó que "así como robaron las pertenencias de Rodolfo Walsh también robaron su casa, que hoy sigue ocupada por la familia de un policía".

La integrante de la organización de derechos humanos remarcó que "está probado" judicialmente que Walsh "es todavía el dueño de esa casa".
"Estamos en la lucha continua cada año para lograr que sea una casa de la memoria para el pueblo argentino", dijo la entrevistada, y enfatizó el reclamo "a los ladrones de esa casa" para que la devuelvan y que el Gobierno de la provincia "actúe en consecuencia aprobando la ley de expropiación".



Comparte


Noticias relacionadas de Argentina

✅ Argentina: La divisa norteamericana aumentó el jueves más de 4%
✅ Pentecostalismo y política en Argentina Miradas desde abajo
✅ Bombazo de Martín Liberman a la selección argentina
✅ Marcha por el 24 de marzo: una plaza repleta gritó que “son 30 mil”
✅ Memoria, Verdad y Justicia: Convocan a otra masiva marcha en Argentina a 43 años del go

Te puede interesar!

Elecciones europeas: Suec
Parques de Estocolmo, ver
Inscripción griega del s


Libia: ¿hora para Haftar
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has

Buscador



Aquí puedes buscar otros artículos de Alberico Lecchini, Marisol Aliaga, Víctor Montoya, Gutemberg Charquero, Javier Claure C. y Jorge Majfud con fecha - nombre del artículo- o bien del autor.

estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

Hello!

Cell styling

Dark cell
Medium cell
Light cell
Highlight cell
Alert cell