Estocolmo | Crónicas urbanas

Estimada Mujer: Generalizo tu nombre...


Por Alejandro Fischer Alquinta*
Publicada:2013-03-04

Estimada Mujer: Generalizo tu nombre, porque siento que es correcto.
El mundo te nombra, te busca por todos lados. Son momentos de Campanarios.
La bsqueda tiene sus particularidades y un denominador comn. Adems, pienso, que es muy feo y penca que esta bsqueda, dure solo un da, de 360.



Sin pretender herir tus sentimientos y todo tu ser, me gusta verte como te veo y como siempre te he sentido: No es de mi agrado, que usen tu nombre ni persona, para aumentar graneros y bodegas.

Siempre los Imperios, no importa sus orgenes ni naturaleza, te han puesto, en cuerpo entero y para la foto; simbolizando lujurias desatadas por la miseria, estados, proyectos y control para echarte la culpa, por si algo sale mal, en los enfrentamientos verticales y de clases.

Te vez imponente, majestuosa, en la Estatua de La Libertad en Nueva York La Capital de las Pilastras.

Personificando la Justicia, te encapuchan los ojos, para que no veas los despojos; para que no veas, en los ojos del culpado la desesperacin del hambre, de la explotacin, del dolor, del miedo...

Te dejan a ti sola con la espada y la balanza No puedes ver con tus ojos encerrados, la manipulacin de la romana, el genocidio de la espada.

Es hermoso que seas sensual, y duea de vrtices y valles; lagos montaas y cerros. Tener esa geografa, es parte de tu natura.
Pero es manipulativo y condenatorio, que te hagan vampiresa y tientes al perla, que te pusieran al lado, a comer manzana
Mujer, amiga Te veo siempre como el comienzo de todas las cosasJams la tecnologa, ni el Cuco tampoco, podrn reemplazar tu significado infinito del maana. Solamente t, puedes ser madre y mujer.

No trato de adularte, es solamente mis sentimientos de tu ausencia; que me aprietan el cogotey hablo.

Desde mi niez ms temprana que no te tengo, ms bien, no saba que podra existir un ser como t. Me dedique a mirar para los lados y los tiempos me ensearon, que cada uno de nosotros, tenemos un Anden, un trmino de viaje Y cuando se llega, hay que bajarse MI madre se baj. Lo que siento, es que el viaje de ella fue muy recorto.

Alcanzo a ser madre, le falto tiempo, quizs, hasta para ser Mujer.
Estimada Mujer, confieso, que por culpa de las experiencias y de aoranzas, te divido en dos Estoy igual que los curas, tres personas en una Las pilastras hacen lo mismo; el chicle dos en uno por ejemplo.

Yo te miro en paralelo.
La mujer uno, es la que procrea, la que en su vientre de damasco, se construye segundo a segundo, un nuevo da para la eternidad del planeta. Siempre y cuando no salga un engendro y suelte las pesadillas de Hiroshima y Nagasaki.

La mujer dos, es aquella que sabe, que lo que hace, es ms que parir.

El parir es algo maravilloso, pero tambin es algo natural, incrustado y que mandata, desde los orgenes, hasta el ltimo rinconcito de nuestro cerebro: Vivir, sobrevivir, desarrollarse, trasformar, cuidar, amar.

No todas las mujeres pueden parir, ni tampoco todos los hombres pueden ser socios del procrear Pero son los menos, si hablamos de la accin de parir

Pero somos todos, todos los responsables de ese viajero nuevo, que viene a darnos ms posibilidad de existir en forma digna, armnica, de bienestar.

Y llegamos a la contradiccin del nacer, del vivir, del comer y del morir.

Las sociedades, los grupos sociales, las cajas de Pandora, las clases sociales y la manzana, ven de distintas maneras los parimientos.
Para algunos son cachos; para otros, vienen en el paquete; para la mayora una bendicin.

Para el riquerio como estructura, es fuerza de trabajo, ojal barata; para que otros puedan tener ilusiones, sueos, bienestar.

El socio de la mujer, le tiene miedo a la mujer. Unos ms, otros menos; es una escala de acuerdo con la calidad humana.
Qu mujer no quiere lo mejor para su hijo; no interesa que pueda o no pueda engendrar?

Por lo general, las sociedades, los imperios, han visto a la mujer, como productora de soldados, labriegos, esclavos, obreros, mano de obra gratis o barata. Han usado la violencia de gnero, para anularla, arrinconarla, no estoy hablando de 500 aos atrs, ni de ayer tampoco, estoy hablando de millones de aos que se fueron.

El hombre es un animal de costumbre, de referentes Tanto es el machaqueo, ya que tienen la voz cantante y la comunicacin; que la opresin se te mete en la sangre, en el pensar, en todos los malditos das de tu existencia y te transforma en una esclava, en un objeto que muestra el poto en los festivales, entre ms empelota ms cool.

Es en una sirvienta, no solo del socio que escogiste, que te escogi, que te escogieron, sino de toda una sociedad, una cultura, una logica forma de vivir, de existir.

Chemimare :Por eso es tan hermosa la mujer y el sabe
El saber sublevado.

La mujer ya no es la de antes, al menos no todas. No es un utensilio que sirve para mitigar el cansancio del socio.

La historia de la explotacin del hombre por el hombre, le hizo ver a la mujer: Sus hijos desgastados, sin dientes, alegren despues del vino; poetas sin versos, guitarreros sin guitarra.

Esa realidad le abra los ojos como flores.
Flores que estn en un jardn hermoso pero siniestro a la vez. Un jardn de melgas e intereses diferentes.

Se sac el delantal mierda, se puso otro, que sirve para todo: Gallardo, altivo, aguerrido, solidario y de maanas.

La Mujer est cambiando este mundo, para que el inquilino de su vientre, al salir de viaje, tenga un mejor vivir, que las que tuvo, en las paredes interiores, de duraznos de su cuerpo
No vaya a salir por ah, un hijo de su madre, un iluminado que diga que la miseria y andar sin casa, es adherente a la vida.

Por deber y por derecho, quiero Mujer saludarte y pedirte disculpa por la arrogancia y cobarda de tus socios, incluido yo.

Tambin quiero pedirte que no te hagas la sueca.

T sabes de la arrogancia, de los cachiporreos, debilidades e intereses. Yo s, que t sabes, que tienes mejores posibilidades que cualquiera cosa masculina, para guiar este planeta por otros rumbos.

Rumbos totalmente diferentes. No todos podemos ser iguales, pero todos tenemos la belleza y la posibilidad de entender estas cosas.
Mujer,danos la posibilidad de seguir escribiendo la historia Al fin y al cabo, somos tus hijos y tienes que cuidarnos.

Quiero aprovechar, para saludar a mis camaradas mujeres, a ti Regina a mi hermana Julia, mis sobrinas, mis hijas, nietas, a mi esposa Nancy y a quien no conoc: La mujer que me pari: Marta.
Muchas gracias.
Alejandro Fischer Alquinta.
2013-03-03





Noticias relacionadas de Estocolmo

✅ La violencia y el Pacto Social.
✅ El festival de cine de Estocolmo celebra su 30 aniversario, 6 - 17 noviembre
✅ Olga Tokarczuk y Peter Handke reciben el Premio Nobel de literatura 2018 - 2019
✅ Peter Handke a explorado la periferia y la especificidad de la experiencia humana
✅ Olga Tokarczuk, Premio Nobel de Literatura para 2018

Te puede interesar!

Partido Radical solicita
La profunda derechizaci
El pacto secreto entre la


La Fe secreta de Leonardo
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés

Chile a 46 años del Golpe”  title=”Chile a 46 años del Golpe”  border=
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu