Libro de Daniel Suhonen desnuda la élite de la Socialdemocracia
Suecia | Actualidad
Libro de Daniel Suhonen desnuda la élite de la Socialdemocracia
Por Marisol Aliaga
Publicada:2014-10-19

El lunes pasado salió a la venta el libro "Partiledaren som klev in i kylan" (*) del escritor y periodista socialdemócrata Daniel Suhonen.
Y, antes de llegar a las librerías de todo el país, ha causado ya gran sensación.


Håkan Juholt y Carin Jamtin. Foto:Marisol Aliaga
"Creo que Wanja planea destituirme mañana. Haz lo que puedas. Utiliza todos sus contactos".

El libro relata la historia del efímero ex líder de la Socialdemocracia, Håkan Juholt, quien no alcanzó a cumplir un año como dirigente máximo de la Socialdemocracia y que se viera obligado a renunciar, en medio de un gran escándalo.

- La razón principal por la cual escribí este libro es que es un relato importante. Esta es la crisis más grande de la Socialdemocracia desde 1917. Esta historia ha causado heridas muy profundas, tiene raíces hacia atrás y hacia el futuro de lo que hoy tenemos, dice Daniel Suhonen.

Respuesta: "Me gustaría estar presente en la reunión y defenderte contra los lobos hambrientos..."

Este dramático párrafo corresponde al libro de Daniel Suhonen, "Partiledaren som klev in i kylan" (*) que esta semana sale a circulación en las librerías de todo el país, publicado por la editorial Leopard. Transcribe un mensaje de texto que Håkan Juholt enviara a Daniel Suhonen un día antes de su destitución.

El libro toca el delicado tema de la dimisión de Håkan Juholt, el 21 de enero del 2012, cuando luego de una persecución mediática y gran turbulencia tuvo que abandonar el cargo de líder máximo del partido más grande de Suecia, la Socialdemocracia.

Daniel Suhonen era uno de los colaboradores más cercanos a Juholt, y su libro lo basa en mensajes de textos - alrededor de 250, impresos - protocolos de reuniones y testimonios de miembros del partido, quienes, por supuesto, tienen todo el derecho a ser completamente anónimos, de acuerdo a las leyes publicistas suecas.

La noticia convulsionó a los medios suecos este fin de semana, pero ninguno de los personajes nombrados en el libro quiso hacer declaraciones a la prensa. Solo el autor, quien declaró al canal 4 de televisión:
- No asumen el debate político, se acuchillan por la espalda y se empujan escaleras abajo. Y después se enfadan si uno lo cuenta.

Y lo que cuenta Daniel Suhonen son los entretelones de la subida y caída de Håkan Juholt, el líder más efímero de la Socialdemocracia, quien no alcanzó a estar un año en la presidencia del partido de las rosas.

El carismático hombre de los grandes bigotes había pasado a asumir la presidencia de la Socialdemocracia sucediendo a Mona Sahlin, en marzo de 2011. Con bombos y platillos y al ritmo de su artista favorito, Elvis Presley, Mona le delegaría el mando del partido, en el congreso de la Socialdemocracia, en Stockholm Waterfront, en Estocolmo.

El 21 de enero de 2012, Håkan Juholt comunica su dimisión.

"Qué pasó, en el intertanto?
En su libro, Daniel Suhonen describe un "golpe de Estado" organizado por Carin Jämtin, secretaria del partido, y apoyado por Wanja Lundby-Wedin, ex presidenta del Sindicato de Trabajadores LO, para destituir a Juholt.

- Ella fue mala y cruel con él. Quería solamente que se fuera, fue sumamente dura y otras personas cayeron también en esto, dice Suhonen en una entrevista con TV4, y agrega que fueron Jämtin y Lundby-Wedin quienes alzaron el hacha en contra de Juholt.

En el suplemento de cultura del matutino Dagens Nyheter, Suhonen describe los hechos como "el asesinato del Cesar, en nuestra época", y en su libro delata los entretelones dentro del partido, con venganza, intrigas y mensajes de texto en medio de la noche como en la mejor de las tragedias romanas.

- Yo respondo por este libro, estoy, incluso, un poco orgulloso de este. Yo remuevo el parche, pero no soy yo quien ha causado la herida, declaró en TV4.

Y agregó que sabía que el libro causaría revuelo, pero que estaba preparado para esto.

- Es interesante que suscite tanta atención. Pero es quizás hora de reivindicar la imagen de Håkan Juholt. Las heridas han cicatrizado algo y ahora se puede analizar lo que pasó un poco más fríamente. Incluso para mi, para Håkan y quienes estuvieron en esto, dijo, en la misma entrevista.

Daniel Suhonen sostiene que el libro es un relato no solo de Håkan Juholt, sino de algo mucho más importante, del porqué la Socialdemocracia de Suecia, de Escandinavia y de Europa está tan debilitada cuando al parecer muchas personas anhelan la política del partido.

Según él, algo que Juholt hizo visible.
El problema fue que Håkan Juholt, al poco tiempo de asumir como líder, comenzó con sus impases. Primero fue el asunto de Libia, luego el de la caja de cesantía, más tarde se supo que recibía subsidio por el departamento que compartía con su pareja en Estocolmo y esto lo llevó a ser acusado de fraude.

En otras palabras, Juholt cometió una serie de errores, de los cuales Suhonen está plenamente consciente. Sin embargo, los detalles de su dimisión son escabrosos.

Es escandaloso que no se le haya informado de la reunión del poderoso Comité Ejecutivo - Verkställande Utskottet - VU, del 11 de de octubre del 2011, en la que se planearía su renuncia, sin que él se enterara. En su lugar, fue enviado por el director administrativo Sven-Eric Söder a una conferencia en, en las afueras de Estocolmo, para "prepararse para el debate de jefes de partidos sin tener que ser perseguido por la media".

Y mientras Håkan se encontraba a resguardo de los avezados periodistas, en Sveavägen 68, pleno centro de Estocolmo, se discutía su dimisión. La reunión había sido convocada por Carin Jämtin, y se encontraban presentes Wanja Lundby-Wedin, Mikael Damberg, Sven-Erik Österberg y Heléne Fritzon. Elvy Söderström participó a través de contacto telefónico.

Lundby-Wedin dirigió la reunión, que tenía un solo objetivo, según el libro de Suhonen: conseguir la renuncia de Juholt. Sin embargo, tres personas se opusieron a esto. A los tres días después, cuando Juholt se encontró con los implicados, nadie había de la reunión secreta, en cambio todos los esfuerzos de encaminaron a lograr que Juholt dimitiera por iniciativa propia, lo que tardó tres meses en ocurrir.

"Creo que Wanja planea destituirme mañana. Haz lo que puedas. Utiliza todos sus contactos".

Respuesta: "Me gustaría estar presente en la reunión y defenderte contra los lobos hambrientos..."

Este dramático párrafo corresponde al libro de Daniel Suhonen, "Partiledaren som klev in i kylan" (*) que esta semana sale a circulación en las librerías de todo el país, publicado por la editorial Leopard. Transcribe un mensaje de texto que Håkan Juholt enviara a Daniel Suhonen un día antes de su destitución.
Suhonen cuenta, en su libro, que la tarde antes de la última reunión del Comité Ejecutivo, VU, del 18 de enero de 2012, recibió un mensaje de texto de parte de Juholt:
"Creo que Wanja planea destituirme mañana. Haz lo que puedas. Utiliza todos tus contactos".

Al día siguiente, durante la reunión con el Comité Ejecutivo, Juholt pudo dar su opinión respecto a su reacción al saber que los otros se habían reunido en secreto para planear su destitución.

- Lo que me quebró casi por completo fue se me dijo después que el Comité Ejecutivo se reunió en secreto para discutir mi situación la tarde que yo me preparaba para el debate de los lideres de partidos. Me puse triste y enojado. Algo se rompió en mí, dijo Juholt, en la reunión.

Según Suhonen, la caída de Juholt se debió no sólo a los errores del mismo, sino también a las fuerzas dentro del partido que, al poco tiempo de salir elegido, quisieron removerlo de su cargo.
Cuando la cacería mediática por el subsidio del alquiler se encuentra en su tercera semana, Juholt envía un mensaje de texto a Suhonen: "Lo que está pasando es coordinado, y viene de adentro", a lo cual Suhonen responde: "Tu error hasta ahora, en pequeña y gran medida, depende de una cosa: la falta de experiencia en tu equipo. Te obstaculizan, pero has mantenido a todos los socialdemácratas de derecha que no comparten tu visión."

"Quínes se salvan?
Håkan Juholt fue uno de los que contribuyeron a la caída de Mona Sahlin y, según Suhonen, Sahlin fue una de las socialdemácratas que lucharon por sacar a Juholt. Junto a Veronica Palm - según él, esta es la razón por la cual no obtuvo un puesto ministerial - Mikael Damberg y Carin Jämtin , quien "va camino a su destitución. Ella no fue ministra, no creo que sea secretaria del partido para el próximo congreso", cree Suhonen. Nueve diputados votaron en contra de Juholt.
"Muchos de quienes son canallas, que participaron en el juego sucio en contra de Juholt han sido removidos. Desde "funcionarios que filtran" hasta representantes políticos, dice el autor, en una entrevista.

Sin embargo, alguien que resulta "libre de todo pecado" es el primer ministro Stefan Löfven. Y sin duda que su elección de ministros concuerda, en parte, con el análisis de Suhonen.

Al igual sus correligionarios, el primer ministro no quiso contestar preguntas sin haber leído antes el libro, sin embargo manifestó que no era correcto que se filtraran detalles de las reuniones del Comité Ejecutivo, y manifestó además su malestar con los "cuchillazos por la espalda" de gente de su partido.

Stefan Löfven fue uno de quienes defendió a Juholt hasta el final -uno de los tres que votó en contra de su destitución - y Suhonen lo califica como "un hombre de honor", cuando ha sido preguntado al respecto.

Löfven, no obstante, no acepta las discusiones de "falanges de izquierda y de derecha dentro del partido". Aseguró a los medios que confíía 100 % en el Comité Ejecutivo de su partido, que "debe ser un partido abierto y accesible".

Håkan Juholt por su parte, no ha querido hacer comentarios a la prensa, y no ha leído el manuscrito del libro con anticipación. él confía en el juicio de Suhonen, quien expresó, este fin de semana:
- Yo opino, como periodista socialdemócrata, que esta historia es significativa no sólo para la Socialdemocracia y el partido, sino también para todo el sistema democrático. Que se entienda, que se analice y se siga adelante. Porque si no se hace, estas fuerzas que describo en el libro, por encargo de grandes empresas industriales, del rubro de la asistencia sanitaria, industriales militares, que tienen una entrada "por detrás al poder", contratan servicios de consultoría y manipulan. Es como si detrás de la democracia existe un lado oscuro y allí, con estratagemas, con tácticas y técnicas mediáticas fuera posible, casi con precisión, remover a cualquiera.

- Incluso esto a uno lo puede atemorizar un poco. He madurado durante dos años y medio y he llegado a la conclusión de que tengo que contarlo, concienzudamente, tan verazmente que no van a poder decir que estoy errado en hechos concretos. Lo tienen que leer, y luego tienen que hacer los cambios, dijo Suhonen, refiriéndose a la estructura interna de su partido.

ACTUALIZACIÓN:
Carin Jämtin desmintió las aseveraciones de Suhonen en el libro, que no hubo ningún "golpe de Estado", que, por el contrario, ella apoyó hasta el final a Juholt, mientras que este último confesó que leer el libro era como "asestar golpes a heridas antiguas, y que debía leerlo lento, porque era muy doloroso".


(*) "El líder a quien se le aplicó la ley del hielo" (traducción libre de Magazín Latino).
Fuente:Magazín Latino





Noticias relacionadas de Suecia

✅ EL UNIVERSO DE LOS NÚMEROS

✅ Anders Tegnell epidemiólogo sueco autocrítico en nueva entrevista
✅ A veces sentimos que la imagen, la narrativa sobre Suecia no es correcta
✅ Los suecos decidieron nadar contra la corriente.
✅ Somos los peores en la región nórdica en salvar a las personas mayores del COVID-19

Te puede interesar!

Modelo chileno, la gran e
El profundo salvaje: Desc
El pacto secreto entre la


Leonard Cohen y Marianne:
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad


Ultimas Noticias

De interés

Consultas Servel Chile
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu
estocolmo