Mundo | Política

Wikileaks pone contra las cuerdas al Gobierno de EE UU


Por Agencias/Estocolmo
Publicada:2010-11-28

La inminente publicacin por WikiLeaks de millones de documentos secretos estadounidenses provoc dolores de cabeza a numerosos gobiernos el sbado, mientras Washington multiplicaba contactos con sus socios para amortiguar el impacto."La vida de muchas personas puede estar en riesgo". Lo ha dicho el jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, almirante Mike Mullen."Es necesario hacer la pregunta: "si producto de las filtraciones o de las propias operaciones militares, que ha quedado demostrado, son las nicas causantes de muertes de civiles!


Esta vez no emergeran secretos militares sino polticos, cables confidenciales del Departamento de Estado con incmodos comentarios y secretos de lderes y gobiernos extranjeros en Asia Central, Rusia, Israel y Europa.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, descolg el viernes su telfono para advertir personalmente a los dirigentes franceses, afganos, emirates, britnicos y chinos sobre el posible contenido de los documentos confidenciales en poder del sitio de internet.

"En todo el departamento de Estado, altos funcionarios estn en contacto con los pases para prevenirlos", admiti Philip Crowley, el portavoz de la diplomacia estadounidense.

El empeo en limitar los daos es tanto ms aleatorio cuanto que WikiLeaks dispondra de cerca de tres millones de documentos de todo tipo provenientes de las embajadas de Estados Unidos en el mundo entero: anlisis, balances de reuniones con dirigentes extranjeros, notas diversas.

Esos papeles confidenciales estn destinados al uso exclusivo del gobierno estadounidense, y el departamento de Estado advierte desde hace algunos das contra los riesgos de su publicacin para el pas y sus aliados.

En una entrevista con la cadena de televisin CNN que se difundir el domingo de noche y cuya transcripcin obtuvo la AFP, el jefe del estado mayor conjunto, almirante Michael Mullen, calific la iniciativa de WikiLeaks de "extremadamente peligrosa", en particular para la seguridad de los soldados estadounidenses, y llam a los responsables del sitio a renunciar a revelar los documentos.

El propsito de WikiLeaks, un sitio especializado en la divulgacin de documentos confidenciales, "es un obstculo absoluto para mi funcin, que consiste en discutir en confianza con la gente", opin por su parte James Jeffrey, embajador estadounidense en Bagdad.

En Mosc, el diario Kommersant tambin afirm que las fugas informativas comportaban apreciaciones "desagradables" que podran herir a Mosc.

"La divulgacin de secretos britnicos siembra el pnico", aseguraba este sbado el diario popular Daily Mail en Londres, donde el gobierno del primer ministro James Cameron llam a los propietarios de medios de prensa a no revelar las implicaciones de las fugas para la seguridad del Reino Unido.


El acoso
Wikileaks ha denunciado que el caso de Suecia es una pieza ms del acoso que sufre por su denuncia de las guerras protagonizadas por EEUU. Assange no ha pisado territorio norteamericano, pero algunas personas que colaboran con Wikileaks en EEUU han tenido problemas con las autoridades.


Suecia
Todo se origin con la denuncia conjunta de dos mujeres que conocieron a Assange cuando este viaj a Estocolmo para dar una conferencia el 14 de agosto. La fiscala no tard en filtrar la denuncia a los medios de comunicacin.

Una de las dos mujeres declar al diario sueco Aftonbladet que nunca quiso denunciar a Assange por violacin. "No es cierto que tuviramos miedo de l. No es alguien violento y yo no me sent amenazada por l", dijo. El diario inform de que el conflicto se produjo cuando Assange se neg a utilizar un condn en sus relaciones.

Cmo una discusin de este tipo pudo acabar en una denuncia ante los tribunales es algo que se desconoce.

Dos voluntarios y el portavoz de la organizacin en EEUU fueron detenidos brevemente e interrogados por la polica. La probable fuente de los documentos sobre la guerra de Afganistn, el soldado Bradley Manning, se encuentra encarcelado a la espera de juicio.

Sea o no una guerra secreta, lo cierto es que Wikileaks ha empezado a tener problemas con sus fuentes de financiacin. Menos de una semana despus de que el Pentgono criticara la difusin de los documentos, la empresa que recoge las donaciones a Wikileaks a travs de internet comunic que ya no poda seguir realizando esa labor.

Moneybookers, una empresa registrada en Reino Unido pero propiedad de otra compaa con sede en Bahrein, clausur en agosto la cuenta de Wikileaks "para ajustarse a las normas sobre blanqueo de dinero u otras investigaciones de las autoridades". En otro mensaje, se refiri a "la aparicin de Wikileaks en una lista negra en Australia y en una lista de empresas vigiladas por Estados Unidos".


Avisos a varios pases
Es una documentacin altamente sensible por los datos que puede contener, por la procedencia de los mismos y por el alto componente subjetivo que a veces interviene en su valoracin. Es como si se hicieran pblicos por ejemplo los blocs de notas de los periodistas que en su da investigaron el caso Watergate, con los nombres y apellidos de sus fuentes, qu revel cada una y qu opina el periodista de los motivos que les impulsaron a dar o a ocultar informacin.

Sin duda sera una lectura muy emocionante pero tambin el fin de la carrera periodstica de su autor. James Jeffrey, embajador de Estados Unidos en Bagdad, se ha quejado de manera abierta: Wikileaks se est convirtiendo en un impedimento espantoso para hacer mi trabajo, que exige poder hablar en confianza con la gente. De verdad que no entiendo por qu motivo hay que hacer pblicos estos documentos. No va a tener ninguna utilidad para nada, slo la de impedirnos trabajar.

Hace bien el embajador en preocuparse porque, de ser ciertos los rumores, la filtracin en ciernes va a revelar entre otras cosas que el gobierno turco apoy a combatientes de Al Qaida en Irak, a la vez que Estados Unidos apoyaba desde Irak a los separatistas kurdos contra Turqua. Es slo un ejemplo de acciones encubiertas de un gobierno perfectamente conocidas por el otro pero que si se oficializan exigen una reaccin frontal y limitan enormemente las salidas diplomticas.

Otras posibles revelaciones incmodas seran casos de corrupcin en Afganistn y Asia Central, anlisis nada halagadores del Departamento de Estado sobre la poltica rusa que se teme que introduzcan tensin con Mosc en un momento en que la distensin es clave- y hasta algn comentario embarazoso del personal de la embajada americana en Tel Aviv. Por de pronto el Departamento de Estado ha mandado avisos a varios pases, entre ellos Suecia, el Reino Unido y Noruega, para que se vayan preparando por lo que pueda suceder.

Lo ms curioso es que en este caso est levantando ms la liebre el gobierno de Estados Unidos que la misma WikiLeaks, que se limita a guardar un ominoso silencio. Son fuentes del Departamento de Estado las que han empezado a hacer aflorar a la prensa su inquietud por la nueva posible filtracin, que podra producirse la semana que viene o incluso antes. Segn la agencia Reuters, Wikileaks habra ya entregado los documentos al rotativo norteamericano The New York Times, al alemn Der Spiegel y al britnico The Guardian, sus fuentes de distribucin habitual. La novedad es que esta vez podran sumarse el francs Le Monde y hasta el espaol El Pas.

Segn una fuente oficial britnica, una parte de los documentos podra ser objeto de "notas DA", es decir acuerdos voluntarios por los cuales los medios aceptan no publicar algunas informaciones sensibles sobre operaciones militares y de inteligencia.




Noticias relacionadas de Mundo

✅ Mitos y verdades de la Deep Web
✅ 5 falsos mitos sobre el cambio climático
✅ Huelga Mundial por el Clima, el próximo 27 de septiembre
✅ Millones de personas se movilisan en 163 países en una huelga climática global
✅ Día mundial de la fotografía: por qué se celebra un 19 de agosto

Te puede interesar!

Sanna Marin, de 34 años,
La profunda derechizaci
El pacto secreto entre la


La Fe secreta de Leonardo
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés