Mundo | Economía

China e India ya marcan el ritmo económico para el 2011


Por Agencias/Estocolmo
Publicada:2011-01-02

Una recuperación económica global a dos velocidades, con un flojo crecimiento entre los países desarrollados y una expansión acelerada en las economías de mercados emergentes, se extenderá al 2011, comentó el economista jefe de Fondo Monetario Internacional.
En una entrevista con la revista online del organismo IMF Survey, Olivier Blanchard dijo que seguía siendo vital que los países logren reequilibrar sus economías permitiendo que los tipos de cambio se ajusten más libremente y adoptando medidas para controlar el endeudamiento.



La carrera por el crecimiento económico no tiene límites. En Asia, claro. Mientras el resto del planeta coquetea con los "números rojos", Oriente carga las pilas. China va en cabeza, pero India le pisa los talones y podría sobrepasarle este año recién estrenado. Detrás, y acercándose, corre un pelotón de potencias regionales emergentes que se aferran al milagro económico del siglo XXI y que han demostrado que lo que importa de verdad es el G-20, y no el obsoleto G-7.

Todo apunta a que en 2011 se mantendrá la tendencia que ha marcado 2010. La recuperación económica es ya un hecho, y tanto China como India mantendrán un crecimiento económico que rozará los dos dígitos. Sus mercados internos cada vez resultan más robustos y han conseguido rebajar la dependencia en el sector exterior. No obstante, se prevé que la inversión extranjera directa continúe creciendo, al igual que las exportaciones.

China quiere desprenderse de la pesada losa que supone el "todo a 100" para su imagen, y apuesta por dificultar la entrada de industria contaminante y con poco valor añadido, a la vez que impulsa sin fisuras la investigación y el desarrollo. Ya es el cuarto país que más invierte en I+D y los resultados están a la vista: desarrolla sus propios aviones y trenes de alta velocidad, y compite con las principales empresas de infraestructuras por proyectos en todo el mundo. Su éxito es evidente en los países en vías de desarrollo, pero en 2011 podría lograr algún hito incluso en Europa y Estados Unidos. Para empezar, el próximo verano comenzará a producir en Bulgaria la primera fábrica de automóviles chinos en suelo europeo.

Hindustan Times presenta los resultados de un estudio sobre el hambre en el mundo realizado por la International Food Policy Research Institute (IFPRI) según el cual el 40 % de los niños del mundo que sufren insuficiencia de peso viven en la India.
India, la deseada
Por su parte, India se deja querer por todos en su propio beneficio. Las visitas de los mandatarios de Estados Unidos, China y Rusia a finales del año pasado han dejado claro que el país hindú ya es una pieza clave del nuevo orden mundial, y que ha establecido su prioridad en la construcción de las infraestructuras que necesita para permitir que un crecimiento del 10% anual no desborde la capacidad logística del país. En cinco años invertirá más de un billón de dólares, un jugoso pastel para las constructoras que ven cómo sus mercados tradicionales están hibernando.

Japón, mientras tanto, languidece. Los planes de estímulo económico han conseguido evitar la recesión, pero perduran las dudas sobre la recuperación económica, que los analistas consideran que no se dará durante este año. Corea del Sur, sin embargo, sí podrá continuar con una sonrisa. La tensión bélica con su hermana del norte no será impedimento para que se apunte un crecimiento del 6% en 2010, y el Banco de Corea estima que la economía se expandirá un 4,5% en 2011. El problema común a todos los países asiáticos será la inflación, que en China ya está provocando inquietud social.

La realidad

Los medios se centran en lo que vende: a ver quién la tiene más grande. Sin embargo, la realidad china no es la de una potencia mundial sino de un país en vías de desarrollo. Su espectacular crecimiento económico es el que se suele dar en países que sufren una intensa revolución industrial y en el caso chino es más intenso debido a su enorme tamaño.

Aunque el PIB de China es de 1,04 billones de dólares y el de Japón de 1 billón, la renta per cápita en China no pasa de 6.500 dólares anuales, mientras la japonesa está en más de 32.000 dólares, según datos del FMI publicados en World Economic Outlook Databases.

China tiene un enorme potencial, pero todavía es solo eso. Su población pronto comenzará a envejecer. Los trabajadores se comienzan a organizar y pedir mejoras salariales. El gigante asiático pronto perderá la mano de obra barata como su principal ventaja competitiva. De allí que intente apostar fuerte por la educación.

Su desarrollo económico es enorme, pero para ser una potencia mundial hace falta algo más. Empresas multinacionales competitivas, autosuficiencia defensiva y capacidad de influencia diplomática son sólo algunas de las condiciones que China todavía no cumple para medirse con Estados Unidos.

Los cinco temas de la economía mundial en 2010 sombra para el 2011
Si 2009 fue el año de la gran resaca que siguió a la fiesta inolvidable de
la especulación, 2010 ha sido el de la acidez estomacal y dolor de cabeza, pero ya levantados de la cama.

En 2009, la economía mundial cayó un 0,6.%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo multilateral de crédito calcula que, en 2010, el crecimiento fue de un 4,6% con un panorama desparejo entre países desarrollados y emergentes.

En medio de este complejo paisaje, cinco temas marcaron la agenda del año y extenderán su sombra por mucho tiempo:

Crisis del euro

A 11 años de su nacimiento, el euro vivió su peor año.
En enero, el estado real de las cuentas de Grecia reveló que, por primera vez, uno de los 16 países que conforman la eurozona podía incurrir en una cesación de pagos.

La crisis puso en entredicho la unidad de la zona del euro y avivó el fantasma del contagio a otras naciones con dificultades fiscales, conocidas con la sigla inglesa PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España).

El contagio insinuó una epidemia.

Esta vez, además de los PIIGS, apareció Bélgica en la línea de fuego.
En diciembre, el director ejecutivo de la Bolsa de Valores de Londres, Xavier Rolet, fue un paso más allá al aventurar que uno de los pesos pesados de la eurozona, Francia, podría ser el próximo candidato si no solucionaba sus problemas fiscales.

Ajuste fiscal

La crisis del euro va de la mano de otro rasgo saliente de 2010: la seguidilla de ajustes fiscales en los países desarrollados.

De Alemania a Japón, del Reino Unido a los PIIGS, se multiplicaron los planes de austeridad para calmar a los mercados financieros.

Con cuatro planes de ajuste en dos años, la República de Irlanda lidera la tabla de la austeridad.

La recesión con deflación que padece hoy es un temible espejo en el que las economías desarrolladas preferirían no mirarse en 2011.

Guerra de divisas

Con las economías saliendo como podían de la recesión de 2009, la cotización de las divisas tarde o temprano iba a saltar a la palestra.

Estados Unidos venía quejándose desde los años de George W. Bush de que China mantenía artificialmente baja su moneda para abaratar sus exportaciones, encarecer las importaciones y mantener su imponente superávit comercial.

Mientras la economía crecía, las diferencias no pasaban de las escaramuzas verbales.

Pero con la crisis se pasó a los hechos, rápidamente bautizados como "guerra de divisas", en las que medio planeta parecía abocado a ganar ventajas competitivas para sus productos mediante la manipulación de sus monedas.

Si para Estados Unidos el corazón del problema radicaba en la estrategia económica china, para las naciones emergentes la dificultad era que los inversionistas internacionales estaban buscando en sus plazas financieras la rentabilidad a corto plazo que faltaba en las economías desarrolladas debido a la bajísima tasa de interés y la falta de crecimiento.

La cumbre del G20 en noviembre no solucionó el problema, aunque bajó un poco la algidez retórica con un comunicado lleno de vagas promesas.

China

El estallido financiero de 2008 y la recesión mundial de 2009 confirmaron uno de los cambios más importantes de la última década: el surgimiento de China como potencia global.

segunda economía mundial y se afianzó como primer exportador del planeta.

La tensión bilateral con Estados Unidos recuerda a la que existía en la década de los años 80 por motivos similares con otro país asiático emergente que muchos consideraban una amenaza a la hegemonía estadounidense: Japón.

En el acuerdo del Hotel Plaza de 1985, Japón aceptó revaluar su moneda para corregir los desequilibrios comerciales con Estados Unidos, lo que contribuyó decisivamente a la burbuja especulativa de fines de la década y al estancamiento económico de los 90.

Esta experiencia ha puesto en guardia a China y es esclarecedora respecto a los peligros de la "futurología".

Nadie piensa hoy que Japón pueda convertirse en primera potencia.

En el caso de China, pese a su asombroso crecimiento y transformación, continúa siendo un gigante que sólo el tiempo dirá si tiene cimentos sólidos o pies de barro.

Economías emergentes

Mientras en la década de los años 30 o en la crisis menor de los 80 los problemas de los países centrales golpearon duramente a los periféricos, hoy la recesión o el anémico crecimiento de Estados Unidos, la UE y Japón no han afectado el crecimiento de las naciones en desarrollo.

China, Turquía, Argentina se encuentran entre los países que crecieron en 2010 a un ritmo de entre el 8% y el 12% sin que se vieran afectados por la crisis del euro, los problemas japoneses o los vaivenes estadounidenses.

Según el FMI, los mercados emergentes tendrán un crecimiento del 7,1% de promedio frente al 2,7% de los países desarrollados.
En las cifras provisorias de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Latinoamérica crecerá un 6%.

En gran medida esto se debe a la demanda de China e India y a una dinámica Sur-Sur que ha generado una relativa independencia
de lo que sucede en el Norte.

China es hoy el primer socio comercial de Brasil y está por encima de Estados Unidos en el comercio bilateral de Argentina.

India tiene una presencia cada vez más importante en América Latina, y el precio de materias primas ha registrado aumentos históricos, revirtiendo lo que parecía una ley inquebrantable de la economía mundial: la caída de los valores de una producción primaria frente a la manufacturera.

En la presentación de su informe semestral "Perspectivas Económicas Mundiales", el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Khan, expresó su esperanza de que la pujanza de los países emergentes ayude a los centrales a salir de su estancamiento, algo inédito en la historia de la organización.

Lo que no quiere decir que el desacoplamiento sea absoluto: una recesión generalizada de las naciones desarrolladas o una crisis financiera como la desatada por la caída del Lehman Brothers golpearía a los países emergentes, tal como prueba el estallido financiero de 2008.






Noticias relacionadas de Mundo

✅ Mitos y verdades de la Deep Web
✅ 5 falsos mitos sobre el cambio climático
✅ Huelga Mundial por el Clima, el próximo 27 de septiembre
✅ Millones de personas se movilisan en 163 países en una huelga climática global
✅ Día mundial de la fotografía: por qué se celebra un 19 de agosto

Te puede interesar!

No más violaciones a los
Cuidado, cuicos: ¡NO BUS
El pacto secreto entre la


La Fe secreta de Leonardo
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés

Chile a 46 años del Golpe”  title=”Chile a 46 años del Golpe”  border=
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu