Europa | Racismo

España entre los países más xenófobo en Europa: datos chocantes


Por Agencias
Publicada:2016-07-24

En esta investigación, llevada a cabo junto a otras entidades de Italia, Francia, España, Rumania y Reino Unido, denuncian la pasividad y la permisividad de la sociedad y las plataformas digitales frente a estos mensajes que parecen consolidarse tanto en la red como en la política europea, con un constante crecimiento de la extrema derecha.


España entre los países más xenófobo en Europa: datos chocantes
Según los datos publicados por el Centro de Investigaciones Pew, la población de este país europeo se muestra más hostil hacia los refugiados que otras naciones del continente.

Conforme con el estudio publicado en la página web del Centro de Investigaciones Pew, 6,7 de cada 10 húngaros creen que los refugiados aumentan el peligro del terrorismo en la UE, copan los puestos de trabajo y son una carga financiera para el país.

La población de Polonia ocupa el segundo lugar en esta encuesta con un índice de 5,7 de cada 10.

En España, el 50% de la población está descontenta con la llegada de refugiados a su país.



En Barcelona los grupos de extrema derecha encontraron en internet una herramienta para difundir sus discursos de odio y normalizarlos, incluso para las víctimas que en su mayoría desisten de denunciarlos, según un estudio de antropología de la Universidad de Barcelona.

En esta investigación, llevada a cabo junto a otras entidades de Italia, Francia, España, Rumania y Reino Unido, denuncian la pasividad y la permisividad de la sociedad y las plataformas digitales frente a estos mensajes que parecen consolidarse tanto en la red como en la política europea, con un constante crecimiento de la extrema derecha.

"Internet ha supuesto un salto cualitativo para muchas cosas y también para la difusión del discurso del odio", señaló en una rueda de prensa el doctor en atropología Miguel Pajares, que participó en este estudio enmarcado en el proyecto europeo PRISM para combatir estos mensajes.

"Internet no sólo ha supuesto la posibilidad de expandir este discurso, sino que también lo ha normalizado y se asume como inevitable", añadió.

Los motivos
Según los expertos, en Hungría existen varias premisas para la presente situación. Durante su historia este país a menudo salía vencido en conflictos militares, lo que subconscientemente se ha traducido en hostilidad hacia los extranjeros. Otra razón para esto es el creciente número de inmigrantes en el país, que llegó a 400.000  durante el año 2015, informa el periódico ruso Vzglyad.

Los datos obtenidos por el investigador húngaro Endre Sik demuestran que el nivel de xenofobia en Hungría ha aumentado desde el año 2010, cuando el actual primer ministro Viktor Orbán llegó al poder. Desde el principio de la crisis migratoria europea Orbán se mostró escéptico con respecto a las medidas adoptadas por las autoridades de la UE, hecho que le ha ayudado a obtener más respaldo popular. Además Orbán tomó la decisión de cerrar las fronteras húngaras con Serbia y Croacia.

Actualmente en Hungría se está realizando una campaña contra la inmigración con vistas al referéndum sobre las cuotas de inmigrantes del 2 de octubre. Una serie de anuncios de la campaña ¿Sabías? estimula el ánimo xenófobo de la población. Por ejemplo, uno de los anuncios dice: "¿Sabías que desde el inicio de la crisis migratoria más de 300 personas han muerto en Europa en ataques terroristas?". Mientras en otro reza: "¿Sabías que el ataque en París fue realizado por inmigrantes?". Después de ver estos anuncios los resultados de la encuesta realizada por Pew ya no parecen sorprendentes.

Según foixblog.com,Los políticos buscan una solución inmediata entregando a la Turquía de Erdogan millones de euros y prometiendo una cierta apertura a Europa a un régimen que no cumple los imprescindibles requisitos para entrar en la Unión.

Merkel ha intentado estar a la altura del momento. Aceptó un millón de refugiados el año pasado y está en contra de cerrar las fronteras a los que huyen de las persecuciones. Su decisión la ha aislado de muchos alemanes que la votaban y de la mayoría de gobiernos europeos que no han cumplido con los compromisos de acoger a un número concreto de refugiados.

Una Europa que ya no cree en los valores que la han hecho grande. El miedo recorre el electorado europeo que va aumentando las cuotas de xenofobia y posiciones extremas en todas las elecciones que se convocan.

Existe una distancia cada vez más alarmante entre las egoístas decisiones de los gobiernos y la buena voluntad de acogida de muchos europeos que están dispuestos a aceptar por su cuenta a quienes buscan horizontes de tranquilidad y dignidad.

Europa puede acogerlos y tiene medios para hacerlo. Pero ha renunciado a ser el gran espacio de convivencia y de integración. Ya sé que es imposible. Pero una de las mejores inversiones humanas y económicas sería poner en marcha un sistema para distribuir los refugiados con sus respectivos planes de integración. Europa es un espacio de tolerancia y de protección de minorías. El éxito de Europa, el reclamo que significa para millones de personas, es su capacidad para ofrecer su cambiante identidad que implica la coexistencia de todas las identidades a la vez.

Los gobiernos europeos, por miedo a la reacción de sus electorados, se expulsan los refugiados. Ni siquiera acogen a los que se comprometieron a aceptar.

ultimahora.com,en su sección “política” del domingo 24 de julio, opina que: Un mundo cada vez más intolerante

El mundo sorprende diariamente con noticias que atentan contra la vida y la convivencia democrática, tal como la conocemos por estos lares. El ciudadano asiste atónito cómo, en vertiginosos tiempos de redes sociales, organizaciones terroristas en nombre de Dios asesinan a mansalva, decapitan en vivo y en directo, matan con sádico placer sin discriminación alguna: hombres, mujeres, niños, amigos o enemigos.

Y continúa, Dicen que es la guerra santa. La venganza musulmana contra los infieles de Occidente que siempre han profanado sus tierras y exterminado a sus habitantes.

Unos ya advierten que es la tercera guerra mundial en capítulos.
Otros aplauden las masacres como venganza contra los imperios de EEUU y la vieja Europa por sus intervenciones militares y su soberbia intención de inocular su visión del mundo en una cultura totalmente distinta. Que Occidente sufra la muerte de sus ciudadanos inocentes como ellos sufren, dicen las justificaciones que tendrán visos de realidad, pero que carecen de fundamento moral. No se puede aplaudir la muerte de inocentes como venganza por la muerte de inocentes.

Hoy estos grupos terroristas se denominan Estado Islámico o Isis, que suplió el terror del Al Qaeda, que a su vez suplantó a otro grupo terrorista. Desaparece uno, entra en escena otro. Muere el terrorista, pero no desaparece el terror.

El Isis es un grupo de exterminio cuya marca es la crueldad. Ejecuta en público, degüella niños, entierra o quema vivas a sus víctimas. Quizá nada nuevo en la historia de la humanidad, pero en pleno siglo XXI, cuando la ciencia busca afanosamente paliar en dolor con sus descubrimientos, o el ser humano busca fórmulas para una mejor convivencia, el método horroriza e intimida al mundo.

AS CONSECUENCIAS. Europa, orgullosa de su modelo democrático, de su unión que tantas guerras ha evitado en sus propias entrañas, hoy es el blanco principal del terrorismo islámico. Entonces sucede lo peor: no tanto lo que sus gobiernos piensan o hacen basados en sus objetivos políticos y militares, sino cuando los ciudadanos empiezan a mirar con sospecha e incluso a odiar a los extraños por la simple portación de nacionalidad. Es cuando la democracia se debilita y el autoritarismo recupera terreno.

No son casuales la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea o el preocupante crecimiento de la ultraderecha en varios países del Viejo Continente.

Ya no es el discurso de la tolerancia la bandera que agitan los candidatos. No son los derechos sociales, la solidaridad o el rumbo económico. Es la seguridad y la necesidad de obstruir fronteras, aumentar la militarización y el control tecnológico de los ciudadanos los temas que marcan la agenda. Los partidos de derecha y extrema-derecha, dictan la agenda política restrictiva, se alaba el accionar policial y un error como el criticado fuertemente en Francia, no hace más que hacer aumentar los gastos policiales y militares en una Europa que solo algunos países pueden conseguirlo.





Noticias relacionadas de Europa

✅ Cuatro títulos en español de Olga Tokarczuk, voz de la literatura europea contemporánea
✅ Ikea quiere construir casas en Inglaterra que cuestan lo que el comprador puede pagar
✅ Los SÍ y los NO de la dieta mediterránea
✅ Nombran la dieta mediterránea como la mejor para 2019
✅ Europa y la ultraderecha convierte el Mediterráneo en un campo de exterminio

Te puede interesar!

Sanna Marin, de 34 años,
La profunda derechizaci
El pacto secreto entre la


La Fe secreta de Leonardo
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés