Internet de los objetos, la próxima revolución tecnológica
Internet de los objetos, la próxima revolución tecnológica


Mundo | Ciencias y Tecnología
Publicada:2011-01-24

En un taller sobre identificación por radiofrecuencia (RFID), que organizó la UIT los días 14 y 15 de febrero de 2006, se destacó el surgimiento de la así llamada "Internet de los objetos", que permite una ubicua conectividad a la red en cualquier momento y en todas partes del mundo. Con la utilización de tecnologías fundamentales como las etiquetas electrónicas con radiotransmisores y las redes inalámbricas de sensores, las comunicaciones en tiempo real, el intercambio gratuito de información entre usuarios y los objetos inteligentes en torno a dichos usuarios ha dejado de ser ya ciencia ficción.





La utilización generalizada de los teléfonos móviles fue la primera muestra de la creciente ubicuidad de las redes. "Actualmente hay en el mundo 2.500 millones de líneas de telefonía móvil, que aumentan a un ritmo de 1,2 millones de nuevas líneas cada día. Se esperaba que durante el primer trimestre de 2010 se alcancen los 4.000 millones de líneas móviles.El ritmo de adopción del teléfono móvil ha sido mucho más rápido que el de cualquier otro dispositivo de la historia."

Internet ha crecido también a un ritmo exponencial, ya que la red mundial, que en sus inicios tuvo carácter académico y fue utilizada por una pequeña élite, cuenta en la actualidad con mil millones de usuarios. Y esto es sólo el comienzo.

Lara Srivastava, autora principal de "Internet de los Objetos", informe recientemente publicado por la UIT, ha señalado a este respecto que "nos encontramos actualmente en el umbral de una era que transformará radicalmente Internet como la conocemos hoy en día y, por tanto, modificará muy a fondo nuestras empresas, comunidades y vidas privadas”. Srivastava indica que "Internet, que es una herramienta sin precedentes para que las gentes comuniquen entre sí, permitirá que las personas se conecten a todo tipo de objetos y que los objetos lo hagan a otros objetos".

Innovaciones tales como las etiquetas electrónicas de identificación por radiofrecuencia son las primicias de un futuro de alta tecnología en que habrá miles de millones de "usuarios" de redes y podría suceder que los seres humanos lleguen a ser la minoría de generadores y receptores de este tipo de tráfico. De hecho, la mayoría del tráfico fluirá entre objetos inanimados, lo que contribuirá a crear una "Internet de los objetos" mucho más amplia y compleja que la actual. Asimismo, gracias a la incorporación de transceptores móviles de corta distancia en juegos y utensilios de todos los días, la Internet de los objetos dará lugar a formas radicalmente novedosas de comunicación.

No es de sorprender, pues, que la "Internet de los objetos" esté ofreciendo una serie muy excitante de posibilidades a un gran número de actores - de los operadores móviles a los minoristas, de los fabricantes de equipo a los fabricantes de automóviles. Para los usuarios ordinarios, la conexión de objetos a una red hará que el mundo real sea cada vez más fácil de administrar gracias al diseño virtual.

En los países en desarrollo, RFID y otras tecnologías conexas desempeñarán un papel crucial para reducir la pobreza y superar la brecha digital. Internet de los objetos podría convertirse en un catalizador general del crecimiento económico y el desarrollo tecnológico sostenidos.

Tratándose de la industria de telecomunicaciones, la expansión de la Internet no sólo brinda la posibilidad de aprovechar los éxitos cosechados anteriormente, por ejemplo, la banda ancha y las comunicaciones móviles e inalámbricas, sino que también brinda la oportunidad de explorar nuevas fronteras. A largo plazo, Internet de los objetos creará posibilidades comerciales más allá de los límites tradicionales del sector de las telecomunicaciones.

Ahora bien, cabe preguntarse si la próxima revolución tecnológica hará del mundo un mejor lugar donde vivir y qué significará concretamente para todos nosotros. Hay que preguntarse también si nos alentará a aceptar o a rechazar dicha revolución. En un mundo donde la tecnología es un motor cada vez más importante, podríamos preservar la esencia humana de nuestras actividades si adoptamos estrategias orientadas a la persona que lleven a establecer vínculos aún más estrechos entre aquellos que crean las tecnologías y aquellos que las utilizan.

Con todo, estas tecnologías ubicuas suscitan problemas de privacidad y protección y autenticación de la información personal. ¿Cómo crear oportunidades comerciales definiendo normas mundiales abiertas que posibiliten la compatibilidad y la interoperabilidad, sin olvidar por ello las preocupaciones que suscita la privacidad?

En este nuevo informe se examinan cuatro tecnologías esenciales que promoverán Internet de los objetos, a saber: RFID, sensores, tecnologías inteligentes (por ejemplo las que nos brindarán la casa y el vehículo inteligentes) y las nanotecnologías así como el desarrollo de tales tecnologías y sus aplicaciones y significado para las empresas, el gobierno y los consumidores. En el informe se investiga la forma en que la nueva ubicuidad tecnológica impulsará las comunicaciones en el futuro, así como las oportunidades que dicha ubicuidad ofrece y los peligros que acarrea.

Para descargar el informe completo (inglés, PDF, 751 KB), pulse aquí

Comparte


Noticias relacionadas de Mundo

✅ El coronavirus transforma la filosofía de la prestación de servicios en los burdeles
✅ Los peligros del nacionalismo de vacunas.
✅ El árbol de la vida
✅ Caminos más seguro, más receptivo y dinámico
✅ Por qué colocar a los pacientes de Covid-19 boca abajo?

Te puede interesar!

América Latina, un conti
El profundo salvaje: Desc
El pacto secreto entre la


Leonard Cohen y Marianne:
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has


Ultimas Noticias

De interés

Consultas Servel Chile
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu
estocolmo