AGRESIÓN A LA PATRIA GRANDE
Venezuela | Política

AGRESIÓN A LA PATRIA GRANDE


Por Manuel Cabieses Donoso
Publicada:2019-08-12

Nuestras repúblicas se construyeron a través de guerras de independencia y enormes sacrificios enormes en defensa de estos principios. La independencia y soberanía de las repúblicas -tantas veces violadas por el imperio- son en todo caso los pilares que sostienen la arquitectura republicana de América Latina y el Caribe.


“Si no luchas ten al menos la decencia de respetar a quienes sí lo hacen”.
(JOSÉ MARTÍ)


El bloqueo comercial y financiero para estrangular a Venezuela plantea un reto político y moral tanto a los pueblos como a los gobiernos de América Latina y el Caribe. El bloqueo es una agresión a los valores forjados por la historia de la región y constituye un ataque mortal a la estructura jurídica e institucional que sostiene la soberanía de las repúblicas del continente. Esta realidad obliga a unos y otros a pronunciarse en defensa de principios -como la independencia y soberanía de los estados, la autodeterminación de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos de un estado y sobre todo el derecho de gentes-. La alternativa es la deshonrosa opción de convertirse en cómplices del genocidio que amenaza a Venezuela.

Nuestras repúblicas se construyeron a través de guerras de independencia y enormes sacrificios enormes en defensa de estos principios. La independencia y soberanía de las repúblicas -tantas veces violadas por el imperio- son en todo caso los pilares que sostienen la arquitectura republicana de América Latina y el Caribe. Lo proclaman sus Constituciones y juran defenderlos gobernantes y parlamentarios. Asimismo –aunque sea un objetivo que todavía no alcanza la cima-, nuestros pueblos comparten una vocación de unidad e integración que algún día forjará la Patria Grande, respetada en el mundo.

El bloqueo a Venezuela -que intenta hacer capitular por hambre y epidemias a un pueblo cuya historia es ejemplo de solidaridad con la lucha independentista de América Latina y el Caribe-, obliga a los gobiernos de la región a asumir la responsabilidad histórica de avalar la agresión yanqui o rechazar una escalada de obsesiva crueldad que asombra al mundo.

La misma responsabilidad, es cierto, cabe a los pueblos y sus organizaciones sociales y políticas. En algunos casos –como el de Chile- toneladas de hormigón ideológico neoliberal pesan sobre la conciencia de las masas populares. Sin embargo ya existen iniciativas –como el movimiento de Unidad Social que convoca a una jornada nacional de protesta para el 5 de septiembre- que indican un renacer de la rebeldía popular. Es de esperar que Unidad Social exprese en esa oportunidad una solidaridad sin ambages con Venezuela y Cuba, nuestra hermana república socialista también acosada por el imperio.

Los economistas norteamericanos Jeffrey Sachs y Mark Weisbrot , del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia, calculan en miles las víctimas que ha producido desde 2017 el cerco a Venezuela de las importaciones de alimentos y medicinas. Sin embargo este crimen de lesa humanidad no ha conseguido provocar la caída del gobierno del presidente Nicolás Maduro y un “mandatario” títere de Washington lleva siete meses remando en el vacío. Sachs puntualiza que la política de Washington es “infructuosa, cruel, ilegal y fallida, y está provocando un gran daño al pueblo venezolano” (1).

En países como Chile deberíamos ser especialmente sensibles a esta tragedia que empuja a miles de venezolanos a un éxodo doloroso. Nos lo recuerda el senador norteamericano Bernie Sanders: “A lo largo de nuestra historia hemos derrocado muchos gobiernos”, que recuerda al gobierno del presidente Salvador Allende y reseña la conspiración de la CIA con la derecha política, empresarial y militar de Chile. Sus apasionadas palabras –que ya quisiéramos oír de labios de un senador “socialista” chileno- reivindican al gobierno más democrático y popular de la historia de nuestro país (2).

Los gobiernos latinoamericanos enfrentan una disyuntiva histórica: rechazar el inhumano bloqueo a Venezuela o convertirse en cómplices del genocidio que intenta el presidente Trump.

La traición y cobardía de los gobiernos que apoyen ese crimen contra la Humanidad –aunque solo sea con su silencio- se convertirá en una maldición que los perseguirá hasta el fin de sus días…que no están muy lejanos.

Fuente: Punto Final/Agosto 2019

(1)www.democracynow.org/es/2019/5/1
(2)@PiensaPrensa, sept. 2018





Noticias relacionadas de Venezuela

✅ El mañozo informe de bachelet
✅ Mensaje de Bachelet en Venezuela
✅ El ex director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), fue captado por la (CIA)
✅ Venezuela: Anuncia detención de 9 personas implicadas en asesinato de 3 militares
✅ Están reeditando lo que ya vivimos en 2002

Te puede interesar!

El estrés hídrico no es
Parques de Estocolmo, ver
La geopolítica de intern


En busca de un demos metr
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés