Chile | Memoria historica

Julio Mayorga: 46 años despues...


Por Agencias/Estocolmo
Publicada:2019-09-20

El Golpe lo viví en una dimensión puramente política y militante. No supe de la angustia, lógica y comprensible, de mis padres, que en Chiloé no sabían nada de su hijo. Hoy padre y abuelo, recién mido y comprendo la angustia de esos jóvenes padres.


Julio Mayorga Izquierda, Ancud año 80. Foto:Rodrigo (Jeno) Muñoz Carreño
- Quien es usted, que hacía y donde estaba el 11 de Setiembre del año 1973?

Soy un chileno, chilote, adulto mayor. El 11 de Sept. del 73 estaba en Temuco, era estudiante universitario, U. de Chile. Tenía 22 años. Era militante activo de un partido de izquierda, que por indecisión o ambigüedad política para éste momento histórico, a mi juicio y en la distancia de estos 46 años, no formaba parte oficial de los partidos de la UP. Aunque fungía, en una extraña connivencia con la presidencia de la República, una especie de artes de la colaboración con el Gobierno Popular, en particular con el Compañero Presidente. Así parecía y así lo entendía yo.

El once mismo, estaba en una casa del partido, solo, y como muchos, la radio me alerta del Golpe. Salí a intentar un contacto. La orden fue esperar instrucciones a la vista del desarrollo de los acontecimientos. No escuché el vibrante e histórico discurso de Salvador Allende. Me aboqué a ejecutar tareas, de propia iniciativa, de seguridad de mi unidad. Como todos los militantes de la izquierda, de los reformistas y de los más a la izquierda de la UP no dimensioné lo que venía…


- Qué recuerdos tiene usted del día del golpe militar ?

Primero fue un desconcierto, una extraña sensación de no saber qué hacer. Era un presagio cumplido, en tres años de anunciar los afanes golpistas de los militares y la Derecha chilena y llegada la hora, estaba solo, en mi pieza, que era parte de mi estructura de militancia. Inicialmente desconcertado. Durante el día me aboqué a “limpiar y asegurar” mi casa (una sola pieza en realidad) y otras casas también. Es decir, me invadió la tarea política. El deber militante. No recuerdo haber pensado en mí o en mi familia. Si me junté con mi polola y estuvimos juntos esa noche.

El Golpe lo viví en una dimensión puramente política y militante. No supe de la angustia, lógica y comprensible, de mis padres, que en Chiloé no sabían nada de su hijo. Hoy padre y abuelo, recién mido y comprendo la angustia de esos jóvenes padres, (tenían 40 y tantos años a la fecha), por un hijo cuyo paradero desconocían. Es relevante el peso de la convicción ideológico-política y la consecuente actitud militante, pero hoy, a 46 años echo de menos un sentido humanista de afectividad a mí mismo y a mi entorno familiar. Creo que podían haber coexistido ambas conductas. Ese desapego de mí mismo y de mi entorno familiar fue continuo en la Resistencia. Nos acordamos de Todo y de Todos pero nos Olvidamos de nosotros mismos.


- Cuál crees usted que fue la clave del éxito del golpe de Estado?

“Éxito” en este tránsito histórico es sinónimo de crimen contra la democracia.
El momento histórico desde Octubre de 1972 y hasta Septiembre 1973, es posible caracterizarlo como una contrarrevolución de la oligarquía chilena, que culmina con mano ajena y armada - de las FFAA – y usurpa el poder, en una acción militar, por lo demás una profecía cumplida. Profecía que la Izquierda extra Unidad Popular (El Mir, en concreto) mantenía como Tesis: Un Gobierno de izquierda Reformista gatillará la reacción, por cauces de todo tipo, de la gran burguesía chilena al ver amenazado sus intereses de clase. Incluyendo el Golpe de Estado.

La oligarquía chilena y sus medios de comunicación, agoreros de la insurrección armada de los “comunistas marxistas” y de tropas cubanas, pudieron paradojalmente informar finalmente solo la insurrección de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile.

Hacer Frente a esa reacción de la burguesía chilena y su brazo armado, las FFAA, suponía no solo, como se diseñó desde el sector más radical de la UP y el Mir, seguir avanzando en las conquistas de los trabajadores y el pueblo y la estrategia de crear y consolidar Poder Popular, sino tener capacidad militar suficiente para amenazar el “éxito” de los golpistas. Esa contrapartida militar popular de élite o de masas no existió nunca. Para ser consecuente con esos tiempos y con mi compromiso de militante del MIR, creo que no hubo tiempo de desarrollar la fuerza militar que los avances del Poder Popular y los logros del Gobierno de la UP requerían como respuesta revolucionaria que permitiese sostener los avances del proceso.

Otro acontecimiento, que fue in-suficientemente valorado por los actores de la izquierda en su conjunto y que se constituye en una clave del proceso golpista fue, la actuación activa y protagónica del Imperialismo yanqui, que no solo apoyó con recursos de dinero a la oposición política a Allende. También asesoró a grupos paramilitares chilenos (Patria y Libertad) y a militares chilenos golpistas en acciones encubiertas. Por ahí pasa el “éxito” del Golpe.


- ¿Qué distingue usted de las consecuencias del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, y que perdura del mismo ?

Sin duda la instalación de un modelo económico ultra liberal, impuesto a sangre y fuego y sin el contrapeso de la antigua clase política: La Derecha política fue cómplice, propició y gestó el Golpe y se sumó, en muchos casos a la represión y violencia desatada por Pinochet. El centro político, la DC, ya sabemos que fue cómplice también y que se unió al golpismo activamente, (a Frei le llegaba la remesa de dólares de USA como le llegaba a Agustín Edwards de El Mercurio). Sin el contrapeso de la clase política – no había parlamento-. Y la izquierda y sus partidos perseguida y casi aniquilada, en tal escenario la instalación del modelo tenía tierra fértil para cultivarse. Y permanecer sin oposición hasta hoy.

La oligarquía chilena y sus medios de comunicación, agoreros de la insurrección armada de los “comunistas marxistas” y de tropas cubanas, pudieron paradojalmente informar finalmente solo la insurrección de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile.Otro objetivo cumplido por el plan de avasallamiento de la Dictadura fue destruir, mediante la persecución brutal y asesina a las organizaciones de la clase trabajadora. Del mismo modo que se intentó aniquilar a los partidos históricos de la clase obrera, se persiguió y destruyó la organización sindical y su referente más potente : La CUT

Diría que las consecuencias que quedaron como herencia desplegada del Golpe y de la Dictadura son el modelo económico ultra neoliberal, la cooptación del sistema político parlamentario (El sistema Binominal de elecciones, entre otros enclaves) y el desguace de la orgánica, otrora poderosa, de los trabajadores chilenos, del campo y la ciudad. Esa es parte de la herencia que nos dejó el Golpe y su régimen dictatorial de 17 años (nominales). Una clase política sin espacio para hacer los cambios institucionales que demanda el país y una clase trabajadora, sin fuerza y desmembrada por la fuerza de la represión y de los cambios en las modalidades y sistemas de producción, donde se ha instalado el individualismo por sobre los intereses de clase.


- Qué se interrumpe en su vida con ese hecho?

Quizás sea una deformación de mi personalidad, pero ante ésta pregunta, yo me hago otra, que creo, encamina una misma respuesta:
Que hubiese sido de mí si no hubiese habido GOLPE ?
En mi caso, creo, hubiese terminado mi carrera, siento que habría continuado mi militancia, con muchos más cuestionamientos a la línea política de mi partido. El mismo aprendizaje de la praxis militante y los acontecimientos –sin Golpe- creo me haría, probablemente tener un juicio político crítico y de acercamiento al Gobierno de Allende.

Entonces que se interrumpe en mi vida?
Se interrumpe un proceso colectivo de compromiso con la revolución chilena y se interrumpe las aspiraciones personales de ser un profesional comprometido con los cambios que la época – no solo el Gobierno Popular- también los cambios que el momento histórico prometía.

- Cómo puedes describir la clandestinidad y cuál es el recuerdo más impactante que registró?

Viví la clandestinidad desde el 11 de Septiembre hasta 02 Mayo de 1974, como militante. Adopté las medidas de seguridad propias de mi partido. Ejecuté al menos un par de tareas, - una muy riesgosa, que no se pudo cumplir a cabalidad- y otras de carácter más ligadas a la seguridad de nuestra misión y organización partidaria.

estocolmoChile a 40 años del golpe:Testimonios de nuestra historia en Estocolmo.
La solidaridad de Allende con los perseguidos políticos de países hermanos, fue una de las medidas centrales de su gobierno y por ende tema de conflicto con los sectores de la oposición.


No tengo más experiencia de vida clandestina, asumida como una tarea partidaria porque caí preso en 02 de Mayo de 1974. Estuve preso hasta septiembre u Octubre de ese año. No pude, no pudo mi partido ni mis camaradas, contactarme para dar continuidad a mi trabajo partidario. No por falencias o incapacidad, sino porque las represión y los acontecimientos trágicos de ese momento histórico lo impidió.

No obstante hay un concepto de clandestinidad o vivencia clandestina que se refiere a la continuidad de vida de un ex-militante en Dictadura. En mi experiencia en Dictadura, sin militancia, pero sintiendo (Y actuando) como un opositor consciente y consecuente al régimen de Pinochet, había una constante práctica de vida militante en clandestinidad. Incluyendo la aplicación de las artes y técnicas aprendidas de medidas de seguridad y cuidado de acciones y conductas personales como una forma de vida –y por extensión “pedagógica”- compartidas con mis relaciones interpersonales y sociales. Algunos ejemplos:
Viviendo en mi ciudad, Ancud, una pequeña comuna de Chiloé, comenzamos muy temprano acciones de reagrupamiento social en una suerte de filiación fraternal de “personas que pensaban parecido” o que se sentían parte de una misma cultura. Así, ya en 1978, en jornadas solidarias de ayuda material a relegados (Del Mir), surge, en virtud de los talentos y competencias de uno de los compañeros relegados, un grupo de Teatro formado por mujeres artesanas en lana Chilota, miembros de un Club de Rehabilitados alcohólicos y obvio, amigos de esa afinidad cultural o personas que eran parte, por no tener otro mejor nombre, de “Nuestra izquierda sin partido, en Resistencia”. En fin, éste madrugador grupo de Teatro en Resistencia presenta una obra de creación colectiva “Los Sueños de Osvaldo”, el 31 de Diciembre de 1978, en la Misa del Gallo, en la Parroquia San Pío X de Ancud. Una bella obra obrera, que reclamaba trabajo, dignidad, respeto, justicia con la persona humana. Fue posible con la ayuda del cura párroco (Renato Giavio).
Otra forma de clandestinidad sin militancia era la que se desplegaba en la organización o re-composición de la clase trabajadora (apoyo a la orgánica sindical) y en un trabajo relevante por lo temprano y exitoso en su convocatoria, el impulso a la creación del Comité de Pobladores Sin Casa de Ancud – 1982-83-. Se logró organizar a más de 200 familias, pobres de la ciudad, Sin Casa que sufrían por la carencia de políticas de vivienda social de la Dictadura y que vivían en la peor condición humana imaginable. Pobres de solemnidad en los 80.
Un dato de esa realidad en Chile, a finales de la Dictadura existía en el país un 40 % de pobreza dura.

Toda la organización y trabajo en Pobladores se hizo en clandestinidad y tomando medidas de seguridad con los pobladores y dirigentes públicos. Lo que quiero relevar es que sin militancia partidaria, el aprendizaje de la antigua práctica en un partido de estirpe leninista, deja huella y permite el desarrollo de artes para la protección y seguridad de la organización clandestina, aunque esta no sea el partido. Si, puedo decir, viví durante toda la Dictadura en permanente clandestinidad.


- A partir de su experiencia cuáles son las cosas más importantes que rescatas de los años 70 en general y del gobierno de Allende en particular?

De los años 70, la música de mi juventud sin duda. La mezcla rara de Los Beatles y Víctor Jara sonando en la radios – no en la Tele- una efervescencia en al aire, que se podía palpar, oler, sentir en la universidad, en mi casa, las pocas veces que viajaba al sur. Las discusiones en el Casino de la Universidad, el humor negro de los compañeros de partido. La vida que fluía febril, la promesa y convicción que íbamos a hacer la revolución y que estaba en el lugar adecuado, con las herramientas apropiadas. Esa convicción nos movía la vida real e iluminaba los sueños juveniles. Y del Gobierno Popular rescato el período pre- revolucionario que instaló el Gobierno Popular y el desafío de Allende a la oligarquía y al Imperio Yanki. En lo cotidiano guardo como banda sonora del período político de la UP la música del Inti Illimani, de Víctor Jara, del Quila. Los libros de Quimantú en los kioskos a $ 100 pesos de la época y los miércoles del cine en Temuco y los posters del Mir y la UP que eran el modo estético del proceso.

Me he preguntado en estos años si la experiencia de la Unidad Popular y su Programa y la figura de Allende que empapa y envuelve con su brillo personal los mil días de su Gobierno, no constituía aquello que definíamos como un período pre-revolucionario. Creo que ignorábamos que los hechos cambiantes de cada día, ese vértigo que solo hoy parecemos comprender (y en mi caso admirar), con ese sabor y fervor del caos, de un desorden que presagiaba una rotura feroz de las formas y modos de vida que desplegábamos por aquellos días y el tejido de esperanzas (y desesperanzas y frustraciones) generadas por las medidas del Gobierno Popular no era en verdad, en el todo y en sí misma la Revolución ansiada, soñada, perseguida... Misma que nos pasó por el lado, sin darnos cuenta, empeñados como estábamos en hacer “la Revolución”. Me lo sigo preguntando.

- Qué consecuencias inmediatas tuvo el golpe para usted?

Se instala la incertidumbre, el caos del período social de la UP se cierne como un componente psíquico que dirige mi vida cotidiana. Un quiebre de mi relación con un entorno fraternal y protector que era mi vida militante desaparece. De modo metafórico y simbólico, pero también de manera material. Quedo solo en Temuco, ejecutando la tarea, que sin instrucciones precisas de mando, suponía era correcto realizar. Fui un militante activo, disciplinado y tareísta. Pero solo y sin estructura – mi jefatura estaba en tareas partidarias en Santiago y no pudo volver hasta Diciembre 1973- retornó a Santiago nuevamente y ya no lo volví a ver. Es un detenido desaparecido desde 1975. Lo supe recién el año 1990.

Después sería el miedo permanente de 17 años de Dictadura. Y los métodos de supervivencia personal, ahora en condiciones de perseguido y paria. Si, paria, estigmatizado de upeliento terrorista. Perseguido y vigilado- más allá de la paranoia instalada por el régimen-. Una constante sombra de vigilancia real que elucidaba miedo. Un miedo que duró unos años poder vencerlo y que nos juntó con otros y otras que también estaban llenos de miedo, por intermedio de códigos de conducta y de afinidades culturales primero y mucho después por compartir el ancho mar de la ideología proscrita. Y donde nos subíamos al bote – para seguir la metáfora del mar- y tratábamos de remar para el mismo puerto, con distintos remos la más de las veces. El puerto de arribo era derrotar a la Dictadura y a Pinochet. No sé si atracamos en ese puerto. Por ahora sigo remando… más lento.


- Que reflexión le merece hoy a 46 años del golpe militar?

Me voy a permitir una licencia personal. Me voy a citar a mí mismo. Al leer esta pregunta, mi primera reacción fue escribir que ya estaba respondida en el contexto de toda esta –larga- entrevista. Disculpen compañeros que me reitere, pero es mi reflexión en el entorno de “lo que debí haber hecho si no hubiese hecho lo que hice…” De los arrepentidos es el Reino de los Cielos.

Me he preguntado en estos años si la experiencia de la Unidad Popular y su Programa y la figura de Allende que empapa y envuelve con su brillo personal los mil días de su Gobierno, no constituía aquello que definíamos como un período pre-revolucionario. Creo que ignorábamos que los hechos cambiantes cada día, con un vértigo que solo hoy parecemos comprender (y en mi caso admirar), con ese sabor y fervor del caos, de un desorden que presagiaba una rotura feroz de las formas y modos de vida que desplegábamos por aquellos días y el tejido de esperanzas y (desesperanzas y frustraciones) generadas por las medidas del Gobierno Popular no era en verdad, en el todo y en sí misma, por definición, la Revolución ansiada, soñada, perseguida... Misma que nos pasó por el lado, sin darnos cuenta, empeñados como estábamos en hacer “la Revolución”. Me lo sigo preguntando. Y no tengo la respuesta. Es solo un pensamiento en voz alta.


- ¿Cree posible que se convoque a una Asamblea Constituyente para una nueva Constitución?

Si creo posible que se convoque a una ASAMBLEA CONSTITUYENTE, incluso ya ha existido un ejercicio parecido en el Gobierno de Bachelet 2.

De lo que si estoy convencido es que de los insumos que se obtengan de los Cabildos ciudadanos para la Nueva Constitución, van a filtrar los instrumentos generados por el pueblo que constituyan una amenaza al modelo institucional parlamentario, poder judicial y ejecutivo, incluyendo los aportes para democratizar las FFAA, por ejemplo. Y finalmente, tres o cuatro iluminados van a redactar la Nueva Constitución a su amaño, siempre al servicio del sistema imperante. Por demás, ha sido como se han generado las CONSTITUCIONES EN NUESTRO PAÍS HISTÓRICAMENTE.


-Se arrepiente de algo en su experiencia como militante en el período , o como ser humano mirando en retrospectiva su vida ?

Alguna vez alguien me preguntó lo mismo. Yo era más joven e impetuoso, no había aprendido las enseñanzas de los años y no sabía que la consecuencia no se aviene con la tozudez, y dije: NO¡¡, no me arrepiento de nada.

Hoy, ya en pleno aprendizaje de las artes del arrepentimiento, con una incomodidad inubicable en mi cuerpo, declaro: Que me arrepiento de no haber estado más al lado del Compañero Allende y su Gobierno. Y que me hubiese gustado estar con él en La Moneda el 11 de Septiembre de 1973.


- Cuál es la pregunta que se ha hecho y que no ha tenido o aún no tiene respuesta?

QUÉ HUBIESE SIDO DE MI SI NO HUBIESE HABIDO GOLPE ?






Noticias relacionadas de Chile

✅ La profunda derechización de la Concertación
✅ No más violaciones a los derechos humanos en Chile”, piden los laureados del Premio Right
✅ Huawei Cloud abre servicio en la región de Chile
✅ ¿Qué perspectivas después de 43 días de movilizaciones?
✅ Ley Hermógenes, para castigar el negacionismo de violacion a los DD.HH.

Te puede interesar!

No más violaciones a los
La profunda derechizaci
El pacto secreto entre la


La Fe secreta de Leonardo
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés