Argentina: Volvieron y son millones
Chile | Actualidad

Argentina: Volvieron y son millones


Por Agencias
Publicada:2019-10-28

Alberto Fernández les habló a todos los argentinos, propuso un gobierno sin rencores.


El peronismo re-unido en el Frente de Todos (FT) vuelve a la Casa Rosada tras apenas apenas cuatro años a pesar de su derrotas en 2015 y 2017, la persecución judicial. También sobrellevando el apoyo inédito de los medios, el establishment, el Fondo Monetario Internacional, los Estados Unidos al presidente Mauricio Macri. Este cayó como consecuencia de una pésima gestión que devastó la economía y empobreció a la mayoría de los argentinos, dejando una patética herencia institucional, por añadidura. Juntos por el Cambio (JpC) deberá sobrellevar la inevitable interna que sucede a las derrotas.

En días signados por las rebeliones ciudadanas en Chile y Ecuador vale la pena resaltar cuánto contribuyeron las muchedumbres argentinas al cambio de escenario. Movilizaciones pacíficas y multitudinarias resistieron desde el inicio a las peores iniciativas del gobierno. Pusieron el cuerpo, confrontaron sin violencia pero con firmeza. Se congregaron en surtidos colectivos: desde organizaciones hasta sindicatos, pasando por gentes de a pie sin encuadrar, el movimiento de mujeres, la comunidad educativa, la universitaria, los científicos… siguen las firmas.

A veces las masas se plantaron contra el Gobierno, a veces las dirigencias, a veces confluyeron. El macrismo topó con muchas movidas opositoras que no siempre se valorizan y eventualmente ni se percibieron. Pasemos lista, sin agotar la nómina. Frenaron el 2x1 a los represores, impidieron la reforma laboral, el encarcelamiento de Cristina (preludio de la proscripción), mayores desbaratamientos de derechos de docentes. Paros, marchas, verdurazos, cortes de calles o de rutas, cien etcéteras mostraron el camino que la dirigencia nacional popular fue captando y acompañando según pasaba el tiempo.

"Una Argentina solidaria, más igualitaria", prometió Alberto Fernández que será su objetivo en su primer mensaje como presidente electo, luego de imponerse en las elecciones en primera vuelta por el 48 por ciento contra el 40,4 por ciento del Mauricio Macri. En el marco de algarabía que rodeó desde temprano al búnker del Frente de Todos, Fernández concluyó a viva voz: "El Gobierno volvió a manos de la gente, volvió a manos de los argentinos". Hubo lugar para la emoción cuando junto a Cristina Kirchner recordaron a Néstor Kirchner, al cumplirse nueve años de su fallecimiento. Fernández contó que aceptó la invitación para desayunar hoy con Macri en la Casa Rosada para empezar a negociar la transición, en medio de la crítica situación económica. En principio, el Banco Central anunció anoche que el cepo al dólar pasó de 10 mil a 200 dólares mensuales. Con una diferencia de votos sensiblemente menor que en las PASO, buena parte del triunfo se basó en la diferencia obtenida por el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, donde Axel Kicillof consiguió una contundente victoria por casi 14 puntos de diferencia en la pelea por la gobernación contra María Eugenia Vidal. En cambio, la ciudad de Buenos Aires volvió a exhibir su condición de bastión macrista al posibilitarle una holgada reelección al jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

Alberto Fernández habló del triunfo de "un nuevo orden, una nueva lógica", respecto a los cuatro años del macrismo. Como en la campaña, subrayó el rol de la educación pública, la salud pública, los jubilados, como elemento distintivo de lo electo ayer. "Lo único que nos preocupa es que los argentinos dejen de sufrir de una vez por todas", afirmó. Mencionó que no era "el frente de nosotros, sino el frente de todos" el que se había impuesto, por lo que "sólo nos queda cumplir con lo comprometido". Tanto en el discurso ofrecido dentro del búnker como a la multitd congregada afuera, sobre avenida Corrientes, dedicó un párrafo para recordar a Néstor Kirchner. "Gracias Néstor, donde estés. No sería justo sino lo reconociera", mencionó.

Alberto Fernández supo ser el candidato de la unidad. El sorpresivo paso atrás de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner le abrió espacio. Tejió alianzas, depuso y persuadió para deponer enconos. Es un personaje diferente al típico funcionariado macrista. No un CEO que se toma una temporada “para ayudar” sino un político de carrera, alguien más parecido a buena parte de los argentinos. Un tipo con bigotes, que canta temas de Litto Nebbia, pasea a su perro y (oh sorpresa) atiende a periodistas afines, ajenos u hostiles.

Hace un año Fernández argumentaba que el espacio nacional-popular tenía que encontrar un eslabón perdido entre el peronismo y kirchnerismo: un protagonista que sirviera de puente. Imaginaba quién podía ser pero no se incluía en el casting. Sin embargo, le tocó y copó el centro de escena. Construyó un armado político amplio mientras planteaba su correlato para gobernar: un Acuerdo Social que comience a reparar la desolación que deja Macri.

Le fue tomando la mano a la campaña. En un momento decisivo previo a las PASO (cuando la cadena oficialista de medios privados batía el parche con un tema distractivo) instaló la discusión sobre la economía contraponiendo a los jubilados versus el sector financiero. Dicho eje dominó el debate con inestimable cooperación del equipazo macrista que produjo el milagro inverso de agravar todas las variantes económicas sociales y laborales.

“¿Qué hará Cristina?” preguntan quienes la detestan y quisieron desterrar de la competencia democrática. Su respuesta tácita es que se dedicará a serrucharle el piso a Alberto Fernández. Le atribuyen una atávica vocación de dañar aunque sea insensata: la narrativa de derecha empieza y termina en la fábula del escorpión y la rana.

La conducta de la vicepresidenta electa habilita a pensar de otro modo. Renunció a ser candidata, decisión talentosa que nadie imaginó. Optó por el perfil bajo en campaña, dejando “explayarse” a Alberto Fernández, tal como hiciera con Néstor Kirchner cuando fue presidente. Ahora tiene una oportunidad única, que no consiguieron ni Raúl Alfonsín ni Carlos Menem. Que Alberto (compañero de militancia y gobierno) y Axel (un ahijado político que creció a su lado) dispongan de una chance de gobernar bien. Un legado formidable para una líder política.

El cometido es peliagudo porque ambos asumen en un contexto angustiante condicionado por la astronómica deuda externa. Pero si se pudiera, la trayectoria de Cristina sería única desde 1983. Tal vez piense en el futuro, tal vez le interese su pueblo, ponerle un broche a su trayectoria. En una de esas es una estadista o una política de primer nivel y no un escorpión. Desde hace un año viene construyendo ese devenir…

Cristina Kirchner votó temprano en Santa Cruz y luego se trasladó a Buenos Aires. Cuando llegó al búnker, recién trascendían los primeros datos del centro de cómputos y se sabía que la diferencia esta vez era menor a la que indicaban los sondeos propios, lo que generó un cambio de clima. De los brindis y los festejos, se pasó a las consultas telefónicas. Pero luego fue quedando claro que esa diferencia no se podía achicar, que faltaban contar muchos votos de la Provincia y que el triunfo en primera vuelta estaba firme. La ex presidenta comenzó su mensaje mencionando a las Madres y a las Abuelas de Plaza de Mayo y agradeció el cariño que había recibido durante estos años, tanto en su nombre como en el de sus hijos Máximo y Florencia. Consideró el triunfo de Kicillof, una elección suya, como "un inmenso orgullo" y "un reconocimiento político".  Le avisó a Fernández que se tomaría "un atrevimiento", que fue mandarle un mensaje a Macri: "Que hasta el 10 de diciembre tome todas las medidas para aligerar la situación dramática" que sufren hoy los argentinos.

Sin globos
Los discursos en el Frente de Todos, en Chacarita, arrancaron a las 22.45, cuando desde Costa Salguero ya habían reconocido las derrotas. El primero en salir a un escenario sin globos fue Rodríguez Larreta, el único victorioso al imponerse por el 55,8 al 35,1 por ciento a Matías Lammens y evitar con comodidad el ballottage, uno de los fantasmas que rodeaban la elección. Su mensaje estuvo concentrado en la Ciudad.

Luego fue el turno de María Eugenia Vidal, que se encargó de dejar en claro que pensaba continuar trabajando en política. "Yo voy a seguir comprometida con ustedes", avisó. "Mariu no se va", le cantaron a quien hasta hace muy poco era considerada la política de mejor imagen del país, casi invencible. "Hoy Dios me dio un descanso para que recupere mis fuerzas", buscó interpretar la dura derrota.

A diferencia de Larreta y Vidal que subieron junto a todos sus colaboradores, Macri se presentó acompañado sólo por Miguel Angel Pichetto. Felicitó al presidente electo y aseguró que su intención era iniciar una "transición ordenada". A falta de logros palpables que mostrar, dijo que su gestión había iniciado "otra cultura del poder, otra forma de gobernar", algo que luego desmentirían los discursos de los candidatos del Frente de Todos. "Ojalá que ese compromiso de diálogo que nunca tuvieron ahora lo ejerzan", le replicaría Fernández. Como la gobernadora, Macri también dijo que seguirá. "Esto recién comienza. Como les prometí, vamos a estar ahí para defender en lo que creemos", cerró. Recién entonces subió su esposa y el resto, incluyendo la vicepresidenta Gabriela Michetti, de quien primero observó que "se perdió en el camino".







Solo al Purgatorio
Alberto Fernández les habló a todos los argentinos, propuso un gobierno sin rencores. Aceptó el convite de Macri: hoy desayunarán en la Casa Rosada. Evocó a Néstor Kirchner, en el aniversario de su fallecimiento. Aquel presidente fue otro ganador ayer; los líderes siguen dando pelea después de su partida. Cuando asumió ante el Congreso propuso construir un país “normal”: Después, en modo coloquial, propuso a sus compatriotas salir del infierno, llegar al Purgatorio. No el cielo por asalto, no el paraíso en un ratito como consecuencia de un milagro económico o una ilusoria lluvia de inversiones. Solo al Purgatorio. Ojalá Fernández y Kicillof consigan emular los años felices de ese peronismo. Paso a paso, tomando decisiones día tras día para ir mejorando la vida de los argentinos.

Fuente:pagina12.com.ar





Noticias relacionadas de Chile

✅ Cámara aprueba realización de un plebiscito nacional para una nueva Constitución
✅ Lo que el Estado ha dicho no es la verdad: Patricia Muñoz ante la C-I de DD.HH
✅ El pacto secreto entre la Concertación y Pinochet.
✅ Este pueblo tiene el derecho a destruirlo todo porque todo le han destruido
✅ Periodista solicita acta del cuestionado Cosena de Piñera

Te puede interesar!

Cámara aprueba realizaci
Las sorpresivas recomenda
El pacto secreto entre la


La Fe secreta de Leonardo
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés

Chile a 46 años del Golpe”  title=”Chile a 46 años del Golpe”  border=
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu