¿Medio Oriente se dirige a una guerra energética?
Oriente Medio | Actualidad
¿Medio Oriente se dirige a una guerra energética?
Por Agencias
Publicada:2020-01-16

Una de las razones por las que se están puliendo las espadas es que las reservas de gas natural se encuentran en su mayor parte bajo el Mar Mediterráneo, una zona que nunca ha sido demarcada a satisfacción de los países que la bordean.

Parece que la próxima guerra en Oriente Medio no será por el agua, sino por el gas – el control de los recursos de gas natural de la región y las formas de suministrarlo a Europa.

El agua siempre ha sido un catalizador en Oriente Medio, y todavía lo es. La importancia del agua ha aumentado debido al calentamiento global, los años de sequía y el crecimiento de la población. La Primavera Árabe en Siria estalló debido a las dificultades económicas en las zonas rurales que fueron el resultado de la sequía.

Pero ahora parece que el gas ha reemplazado al agua como la principal fuente de tensiones en el Medio Oriente. El descubrimiento de inmensas reservas de gas natural en alta mar en el Mediterráneo despertó la esperanza de obtener enormes beneficios, que podrían mejorar las economías de todos los países de la región. Teóricamente, la cooperación intergubernamental podría permitir a todas estas naciones beneficiarse de los descubrimientos de gas natural, pero en estas partes, la emoción supera a la razón.

Una de las razones por las que se están puliendo las espadas es que las reservas se encuentran en su mayor parte bajo el Mar Mediterráneo, una zona que nunca ha sido demarcada a satisfacción de los países que la bordean. El gobierno del Líbano, por ejemplo -aparentemente bajo la presión de Hezbolá- está reclamando la propiedad de algunos de los depósitos de gas que se encuentran en su frontera marítima con Israel, deteniendo así la producción de los depósitos que se encuentran directamente en el territorio libanés y que no son objeto de disputa.

Sin embargo, es Turquía, bajo el Presidente Recep Tayyip Erdogan, la que ahora plantea la principal amenaza a la estabilidad regional, y las medidas que está adoptando podrían arrastrar a toda la región a un conflicto. En 1974, Turquía ocupó el norte de Chipre y, desde entonces, ha tratado la parte norte de esa isla como territorio turco soberano. A los ojos de Turquía, esto le permite reclamar la propiedad de algunas de las aguas territoriales de Chipre y frenar los intentos de perforar o producir gas allí.

Ahora Erdogan está extendiendo la mano en dirección a Libia. Aprovechó la guerra civil en ese país y firmó un acuerdo que le dio a Turquía el control económico de toda la región marítima entre Libia y Turquía. Esto permite que Ankara impida a Israel, Chipre y Grecia instalar un gasoducto que les permita exportar gas a Europa.

Los turcos querían que ese gasoducto pasara por su territorio, pero luego cerraron las conversaciones con Israel por razones políticas. Israel se desesperó por llegar a un acuerdo con Turquía. Chipre y Grecia ya se enfrentan a Turquía en ese tema, y a ellos se une Egipto, que ve a Erdogan como un islamista y un enemigo. Ahora El Cairo ha anunciado que no aceptará la presencia militar turca en Libia, que está en su patio trasero, y no permitirá que Turquía actúe en sus reivindicaciones territoriales en el Mar Mediterráneo.

Una combinación de ego, política y la perspectiva de miles de millones de dólares está aumentando la tensión en nuestro vecindario y podría convertirse en un conflicto militar, con claras ramificaciones para Israel.



Fuente





Noticias relacionadas de Oriente Medio

✅ El Pentágono: Trump aprobó un ataque aéreo para matar al general Qassem Soleimani
✅ Qassem Soleimani muere en un ataque estadounidense.

✅ Irán: El derribo del dron estadounidense es un mensaje claro a Washington
✅ Benjamin Netanyahu planea nombrar un asentamiento ilegal en honor a Donald

Te puede interesar!

Sebastián Piñera se jac
Corea 1950:Callejón de l
El pacto secreto entre la


Leonard Cohen y Marianne:
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
Ultimas Noticias