Estocolmo | Literatura

El perfume de Estocolmo -1793


Por Agencias
Publicada:2020-02-08

Niklas Natt och Dag debuta con la multipremiada novela histórico-policiaca ambientada en la capital sueca en 1793

Pocas novelas presentan un equilibrio tan perfecto entre forma y fondo como esta ópera prima del escritor sueco Niklas Natt och Dag (1979). De hecho, el consenso en torno a la calidad de 1793 ha sido tan unánime que sería aburrido reproducir aquí la enorme cantidad de premios, reseñas y traducciones que ha acumulado desde su publicación originaria en 2017. Eso por no hablar de los 250.000 ejemplares vendidos a las pocas semanas de llegar a las librerías, ni de las semanas encabezando las listas de más vendidos de su país. Y es que, para decirlo de un modo directo, se trata de una novela extraordinaria.

Niklas Natt och Dag pertenece a una de las familias nobles más antiguas de Suecia. Hace diez años fue editor de la revista Slitz, hasta que un día decidió abandonarlo todo para cumplir su sueño de adolescencia: escribir una novela al más puro estilo El nombre de la rosa. Al parecer, allá por la década de los ochenta, quedó tan fascinado con la ficción de Umberto Eco, así como con la versión cinematográfica de Jean-Jacques Annaud, que se juró a sí mismo que algún día crearía algo similar. Años más tarde, cuando releyó aquella novela siendo ya adulto, descubrió una subtrama de corte intelectual en la que el autor italiano reflexionaba sobre el poder de la risa frente a la religión. Esta revelación, que había pasado inadvertida en la primera lectura, le reafirmó en la idea de que debía hacer algo parecido. Dicho y hecho.

Quedó tan fascinado con Umberto Eco y Jean-Jacques Annaud que se juró a sí mismo crear algo similar

El resultado es el primer título de una trilogía en la que Niklas Natt och Dag describe con una cantidad apabullante de detalles el Estocolmo del siglo XVIII, una ciudad que nada tiene que ver –sobre todo en lo tocante a la higiene– con la que hoy visitan los turistas. Lógicamente, y como todas las novelas policíacas que se precien, la historia arranca con la aparición de un cadáver. En este caso, se trata de un hombre al que le faltan las cuatro extremidades, los ojos, los dientes e incluso la lengua, y al que, como se descubrirá más adelante, le amputaron y cortaron dichas partes para convertirlo –¡agárrense!– en un juguete sexual. Los artífices de semejante crueldad no son otros que los miembros de una organización secreta que se dedica a satisfacer los deseos más oscuros de una nobleza tan aburrida que necesita de este tipo de distracciones para sobrellevar el día a día.

Los encargados de resolver el caso serán dos individuos que recuerdan al clásico binomio Sherlock Holmes/Doctor Watson, Don Quijote/Sancho Panza. El primero (Cecil Winge) es un abogado tísico a quien le quedan pocos meses de vida, mientras que el segundo (Mikel Cardell) es un veterano de la guerra contra Rusia que malvive con una paga de guardia en una ciudad donde la inmundicia es tan física como moral. Estos dos hombres, auténtica representación de la colaboración entre la inteligencia y la fuerza, se unirán para resolver un caso que les llevará a recorrer Estocolmo de cabo a rabo, ocasión que aprovecha el autor para demostrar sus profundísimos conocimientos sobre el pasado de la capital.

A este respecto, es destacable la influencia que el poeta, cantautor y trovador Carl Michael Bellman (Estocolmo, 1740-1795) ha ejercido sobre el autor. Este bardo centró su obra en la degradación existente en la Suecia del siglo XVIII, motivo literario que el autor de 1793 recoge en su trabajo. De hecho, según ha explicado en alguna entrevista, Niklas Natt och Dag conoció las canciones del trovador en la biblioteca de la escuela donde estudió secundaria y le gustaron tanto que, durante una época, se dedicó a reproducirlas con su guitarra. Años después, regresó a aquellos textos para reconstruir un Estocolmo que guarda muchísimas similitudes con el Grenouille que describió Patrick Süskind en El perfume, novela con la que comparte no pocas similitudes.

Una nobleza que exigía que las comisarías fueran lugares que garantizaran sus privilegios

Pero la descripción del Estocolmo del siglo XVIII no se limita a un recorrido por los barrios más emblemáticos de la ciudad, sino también a un análisis de las transformaciones que la urbe experimentó en aquel entonces. En especial, las que afectaron al sistema judicial y policial. Efectivamente, la novela muestra la lucha de poderes que, en aquel momento, enfrentaba a una nobleza que exigía que las comisarías fueran lugares que garantizaran sus privilegios y en los que se ajusticiara a la plebe que osaba rebelarse, con una facción de la sociedad, aquí representada a través de la figura de un abogado, que aspiraba a un cuerpo de policía que defendieran los derechos de todos y cada uno de los ciudadanos. No en vano el autor ha confesado ante algún periodista que el germen de esta novela se encuentra en cierto jefe de policía que fue contratado en enero de 1793 y despedido a finales de ese mismo año. Las ganas de descubrir el motivo por el que aquel agente duró tan poco en el cargo llevaron a Niklas Natt och Dag a escribir esta narración.

Así pues, 1793 –cuya segunda parte, 1794 ya ha sido publicada en su país de origen, y cuya tercera, 1795, está en proceso de escritura–, es una novela histórica con tintes policiacos que encandilará a los amantes de Umberto Eco y de Patrick Süskind, y que gustará a quienes, simple y llanamente, disfruten con la literatura de calidad.

La ciudad de 1793

1793 arranca pocos años después del fin de aquella guerra contra Rusia (1788-1790) que Gustavo III de Suecia inició por puro capricho. El golpe de Estado que le había llevado al poder le había convertido en un gobernante impopular y, ansioso como estaba por distraer a la plebe, así como temeroso de que los ecos de la Revolución Francesa llegaran a su país, decidió atacar repentinamente San Petersburgo. Envió a miles de hombres a una guerra que perdió y Estocolmo se llenó de mutilados que no tenían nada que llevarse a la boca.

En aquel tiempo, esto es, en la transición entre la Suecia feudal y la industrial, las enfermedades como la viruela, la tisis y el tifus desembarcaban en los puertos constantemente, y la lucha por la supervivencia transformaba la ciudad en una amalgama de prostitutas, ladrones y huérfanos que morían con la misma facilidad que se emborrachaban. Sólo la nobleza disfrutaba de cierta comodidad, aun cuando vivía atemorizada por la posibilidad de un estallido de la violencia similar al de la Revolución Francesa. Tanto era su temor que sus representantes vivían encerrados en sus palacios, sin tener ningún contacto con una población cada vez más descontenta con la realidad que le había tocado vivir.

En este ambiente se mueven los protagonistas de 1793, una novela de un realismo tan apabullante que en ocasiones repugna. De hecho, en cierta entrevista concedida a un diario sueco, Niklas Natt och Dag mostraba su desconcierto ante el hecho de que algunos lectores le hubieran abordado para decirle que no podían sacarse de encima el olor que desprendía el Estocolmo del siglo XVIII. La sorpresa del autor se debía a que, realmente, en 1793 no se habla demasiado de las sensaciones olfativas. Y, aun así, la inmundicia descrita en cada una de sus páginas acaba haciendo que el lector arrugue constantemente la nariz.

Fuente:Álvaro Colomer, Barcelona







Noticias relacionadas de Estocolmo

✅ Estocolmo: 18 muertos en un día, la tormenta está aquí.
✅ Estocolmo, aún no logra contener el avance del Covid-19
✅ Coronavirus: la infección afecta a 3 grupos de riesgo
✅ El 28 de febrero de 1986, fue asesinado Olof Palme en la ciudad de Estocolmo
✅ Los demócratas suecos (SD) demuestran su poder sobre los demócratas cristianos.

Te puede interesar!

La mitad de la poblaci
Apruebo: para que el Sí
El pacto secreto entre la


Leonard Cohen y Marianne:
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
Mapping 2019 Convid
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad


Ultimas Noticias

De interés

Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu