Suecia | Pandemia

Los suecos decidieron nadar contra la corriente.


Por Agencias
Publicada:2020-05-10

Los suecos decidieron nadar contra la corriente y no imponer una cuarentena estricta, como la mayoría de países.

Foto: esto.se
Suecia le lleva la contraria al resto del mundo con el coronavirus

Los suecos decidieron nadar contra la corriente y no imponer una cuarentena estricta, como la mayoría de países. Mientras unos aplauden su estrategia y la envidian, otros la critican y esculcan con minuciosidad sus posibles fallas.

Johan Giesecke, epidemiólogo sueco, profesor emérito del Instituto Karolinska, la misma institución que cada año tiene la tarea de asignar el Premio Nobel de Medicina, explicó la apuesta sueca en la revista The Lancet. La lógica es la siguiente:

1. Todas las personas tarde o temprano estarán expuestas al SARS-CoV-2.
2. La mayoría se infectarán.
3. Es muy poco lo que se puede hacer para detener la propagación y lo que se logra con las cuarentenas es simplemente retrasar los casos graves, pero reaparecen al levantar las restricciones.

“Espero que cuando contemos el número de muertes por COVID-19 en cada país en un año a partir de ahora, las cifras serán similares, independientemente de las medidas tomadas”, anotó Giesecke. Si ese será el resultado según los suecos, ¿para qué perturbar la vida de tantos millones de ciudadanos, poner en riesgo la economía y añadir más estrés a la amenaza que ya representa el coronavirus?(ElEspectador)


El modelo sueco contra el COVID-19

Pagina12 escribe sobre el tema: "Cómo es el modelo que usó Suecia para enfrentar el coronavirus": Con 46.180 euros de PBI per cápita en 2019 y ubicada entre los diez países con mejor Índice de Desarrollo Humano, Suecia es reconocida como uno de los lugares con mejor calidad de vida del planeta. El país escandinavo es también habitualmente valorado por el alto grado de confianza que su ciudadanía depara hacia las instituciones públicas. Igualmente, por la autonomía y las libertades individuales en tanto principios rectores de la convivencia social.

Con la propagación del COVID-19, el gobierno sueco apeló a la responsabilidad de los individuos para administrar su vida social, evitando las políticas de confinamiento aplicadas en buena parte del mundo y resguardando su economía de los efectos negativos que tales medidas innegablemente generan. En Suecia, las escuelas, los parques, los restaurantes, los bares y los negocios han permanecido abiertos. Tan solo se recomendó a la población respetar el distanciamiento social, trabajar desde las casas y suspender los viajes innecesarios. La única restricción estatal fue la prohibición a reuniones de más de 50 personas. La vida cotidiana, aunque mitigada en términos de sociabilidad, no sufrió grandes alteraciones. Bajo la atmósfera de la preservación de las libertades individuales y de la convicción en la inmunidad de rebaño como horizonte para doblegar al virus, el país nórdico trazó su propio derrotero dentro de este gran laboratorio epidemiológico y social que estamos asistiendo y protagonizando.

En Argentina, han proliferado las referencias al camino emprendido por Suecia para enfrentar la pandemia, bajo el propósito de replicarlo en nuestro país. Esa idea es sostenida básicamente por quienes ponderan la necesidad de no interrumpir la actividad económica o, en su defecto, retomarla lo antes posible.

Ahora bien, una comprensión menos ligera de la situación del país nórdico nos deja algunas enseñanzas. En primer lugar, lo inadecuado de extrapolar modelos de una latitud a otra, sin contemplar disparidades en las variables demográficas, las capacidades de los sistemas sanitarios, los hábitos sociales, etc. En segundo lugar, la imperiosa necesidad de conformar equipos interdisciplinarios para la definición de acciones que no tienen margen de error, que parten de factores sanitarios pero que tienen implicancias sobre la cotidianeidad social. En tercer lugar, la importancia de la versatilidad de las medidas para garantizar su eficacia, atendiendo las particularidades de cada segmento social y los diversos contextos locales.Pagina12



Suecia supera los 3.000 muertos por coronavirus
Suecia supera los 3.000 muertos por coronavirus Las cifras de infectados y muertos son sensiblemente, escribe DW, web alemana, más elevadas que las del resto de países nórdicos, que han adoptado estrategias más severas pero no confinamiento, si bien están lejos de las de los países más afectados como España, Italia, Francia o Reino Unido.

El Parlamento sueco aprobó a mediados de abril una ley temporal de urgencia que permite al Ejecutivo cerrar puertos, aeropuertos, estaciones de tren, centros comerciales y restaurantes, además de redistribuir material y medicinas sin pasar por la Cámara, aunque esta puede revocar las medidas en días posteriores. DW.com



No importa lo que uno haga...
Cnnchile, no se queda al margen y vuelve la vista a las opinioes del epidemiólogo Johan Giesecke: No importa lo que uno haga, todos se van a contagiar

Johan Giesecke, epidemiólogo sueco, dice que las cuarentena rígidas no sirven y asegura que sin una vacuna no hay forma de detener el COVID-19.

El epidemiólogo sueco Johan Giesecke, ex-statsepidemiologen , asegura que un confinamiento suave es el camino correcto.

En Suecia han optado por una forma de control alternativa, con escasas restricciones. Sí están prohibidas las reuniones de más de 50 personas, pero los jardines y escuelas se mantienen abiertos, mientras los restaurantes, bares, cines y gimnasios siguen funcionando.

“No hay evidencia científica para la mayoría de las restricciones que están tomando los países. Creo que para los políticos es importante mostrar fortaleza y acción, y observo que ese es un motivo importante para las cuarentenas estrictas. En Europa sucede que los países se siguen unos a otros. Cuando el país X ve que el país Y hizo algo, dice ‘tenemos que hacer lo mismo, tenemos que establecer esa restricción’. Hubo una carrera entre los políticos”, señaló el experto a Infobae.

Luego, añadió: “Creo que los resultados serán muy parecidos en todos los países. Esta enfermedad se propaga como un incendio y lo que uno hace no cambia demasiado. Todos se van a contagiar el virus. Todos en el mundo al final. Hasta que haya una vacuna”.(CNNCHILE)



Vacuna: ¿salvación o vanas esperanzas?
Vacuna: ¿salvación o vanas esperanzas?
El mundo entero vincula el éxito en la lucha contra el COVID-19 con el desarrollo de una vacuna. Sin embargo, el académico ruso Vitali Zvérev, del Instituto Méchnikov de vacunas y sueros de la Academia Rusa de Ciencias Médicas, advirtió a la comunidad científica sobre las vanas esperanzas de que pronto se cree una vacuna contra el nuevo coronavirus.

"Me alegraría y estaría orgulloso de que alguien creara una vacuna con la que realmente se pudiera vacunar a la población, pero la tarea es extremadamente difícil: el virus es muy complejo. De ahí, los complejos enfoques para crear una vacuna", dijo.

Al mismo tiempo, el académico recordó que, a pesar de la enorme cantidad de dinero invertido en la creación de la vacuna contra el SARS, no fue posible crearla.(Sputnik)





Noticias relacionadas de Suecia

✅ A veces sentimos que la imagen, la narrativa sobre Suecia no es correcta
✅ Somos los peores en la región nórdica en salvar a las personas mayores del COVID-19
✅ La nueva estrategia de Suecia frente al COVID-19: más test!!
✅ ¿Se dirige Suecia a un desastre?
✅ La estrategia a contracorriente de Suecia: inmunidad de grupo frente al coronavirus

Te puede interesar!

LUZ SOBRE LUZ: LA CENSURA
Apruebo: para que el Sí
El pacto secreto entre la


Leonard Cohen y Marianne:
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad


Ultimas Noticias

De interés

Consultas Servel Chile
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu
estocolmo