Callaron al juglar


Argentina | Cultura
Publicada:2011-07-16
Por Mayra José P Braca

Esta vez el azar le jug en contra a Facundo Cabral. El Dios en que crea, y al que mencionaba con apabullante frecuencia en los ltimos aos, estuvo distrado o tal vez ausente porque no suele frecuentar el ensangrentado territorio de Guatemala.



Esta vez el azar le jug en contra a Facundo Cabral. El Dios en que crea, y al que mencionaba con apabullante frecuencia en los ltimos aos, estuvo distrado o tal vez ausente porque no suele frecuentar el ensangrentado territorio de Guatemala.
La ms de media docena de balas que atravesaron su cuerpo se dirigieron hacia l posiblemente porque iba en el asiento del acompaante, lugar que deba ocupar el destinatario de las mismas, el empresario Henry Faria. El mismo que lo invit a subirse en su Land Rover blanca cuando originalmente su viaje al aeropuerto llamado paradojalmente Aurora iba a discurrir en forma diferente.

A los 74 aos se tronchaba una vida de una intensidad insuperable que arranc con una hipoteca enorme. Su padre abandon a su madre Sara cuando estaba embarazada de Facundo, quedando entonces ella al cuidado y mantenimiento de sus otros seis hermanos.

Pobre, analfabeto, no pronunci palabra hasta muchos aos despus, tal vez para asimilar el pasivo con que el mundo lo recibi, al punto que su admirada madre lo consideraba mudo.

A los nueve aos tom la decisin de torcer el rumbo familiar y decidi viajar desde Tierra del Fuego, donde vivan, a Buenos Aires. Cuando Sara lo acompa a la estacin para despedirlo le dijo: "Este es el segundo regalo que le hago. El primero fue darle la vida y el segundo, la libertad para vivirla".

Lleg despus de mucho recorrido y tropiezos a la ciudad de La Plata. All se subi al estribo del auto donde una pareja nacida en la exclusion, como l, empezaban a torcer la historia. Con su voz de nio pregunt: "Hay trabajo?" Evita con cario le contest: "S que hay trabajo mi amor, siempre hay trabajo".

"Cuando llegu mi madre no lo poda creer. Me haba dado por perdido y tres meses ms tarde aparec en avin y con una carta personal de Eva Pern". As fue como su madre consigui un empleo como portera en una escuela de Tandil.
En dos habitaciones vivieron Facundo, su madre y sus seis hermanos. Fue chico en condicin de calle, padeci el alcoholismo, conoci reformatorios y crceles. Precisamente ah un cura jesuita le ense a leer y le despert el amor por la literatura.

Inici su carrera artstica con el nombre del Indio Gasparino. Su despegue se inici con una cancin que hoy es un himno en buena parte del planeta (Ms de 600 versiones en 27 idiomas): "No soy de aqu, ni soy de all". La improvis estando borracho. Cuando al da siguiente le pidieron el texto por el fuerte impacto que haba producido, en su memoria slo anidaba el olvido. Su letra fue recuperada porque Jacobo Timerman, presente en el espectculo, lo haba grabado.

Fue un trashumante que recorri el mundo despertando entusiasmos superlativos. Las canciones pasaron a ser un pretexto para desarrollar sus atrapantes relatos y reflexiones. Afirmaba haber conocido ms de 160 pases y en la mayora haba desplegado sus virtudes artsticas.

Estuvo exiliado en Mxico durante la dictadura establishmet-militar. A su regreso, ya en democracia, y luego de su concierto en la cancha de Ferro llamado FerroCabral, su figura alcanz dimensiones mticas y el aprecio del mundo cultural.
Ya haban reconocido su trayectoria Fidel Castro, la madre Teresa de Calcuta, Pablo Neruda y Jorge Luis Borges, entre otros. Sus inspiradores eran Jess y Gandhi. Sus influencias literarias eran fundamentalmente Borges, Walt Whitman, Gilbert Chesterton, Juan Rulfo y Octavio Paz. Con el primero tena un sinfn de ancdotas. Contaba que en una ocasin en EE.UU, en uno de sus espectculos, estaba en primera fila el escritor de ciencia ficcin Ray Bradbury. Emocionado se acerc y le dijo: "Me emociona que usted venga a ver mi recital"; a lo que Bradbury le contest: "A mi sorprende que usted se sorprenda que yo venga a escucharlo cuando usted viene de un pas donde vive Borges". Cuando regres a Buenos Aires fue a la casa de Borges que se encontraba reunido y le coment lo que haba dicho Bradbury. Borges con su habitual tartamudeo le dijo: "Que exagerado este Bradbury! Cuando se fueron todas las visitas, Borges le solicit tmidamente: "Facundo, me podra repetir lo que le dijo Bradbury".

Afirmaba que el planeta era su casa, pero su cuarto, su habitacin era la Argentina. Aquel famoso poema de Antonio Machado parece escrito pensando en l: "Caminante no hay caminos; se hace camino al andar".

Las formas de encarar su existencia estaban reflejadas en frases como estas: "Vive de instante en instante, porque eso es la vida"; "Nacemos para vivir, por eso el capital ms importante que tenemos es el tiempo; es tan corto nuestro paso por este planeta que es una psima idea no gozar cada paso y cada instante con el favor de una mente que no tiene lmites y un corazn que puede amar mucho ms de lo que suponemos"; "De mi madre aprend que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo; ahora mismo le puedes decir basta a los hbitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crdito, a los noticieros que te envenenan desde la maana, a los que quieren dirigir tu vida por el camino perdido".

Algunos de estos conceptos atraviesan sus canciones como "Pobrecito mi patrn": "Ms que el oro es la pobreza / lo ms caro en la existencia. / Pobrecito mi patron / piensa que el pobre soy yo. / Dominar es su manera / y as nadie se libera. / Pobrecito mi patrn, / piensa que el pobre soy yo./ Lo importante no es el precio / sino el valor de las cosas. / Pobrecito mi patron, / piensa que el pobre soy yo". O aquella emblemtica frase de su cancin referida a un nio "Vuelo bajo": "Vuele bajo porque bajo abajo / est la verdad. / Esto es algo que los hombres / no aprenden jams."

Tuvo que sobreponerse a la muerte de su mujer Brbara y su pequea hija de un ao en un accidente areo, que l tambin deba tomar y un retraso se lo impidi. A un cncer que lo mortific en las dos ltimas dcadas y cuyas metstasis le afectaron sensiblemente la visin. Volvi a formar pareja y estaba en los trmites de adopcin de la hija de su mujer.

Fue declarado ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires y Mensajero de la Paz de la Unesco. Sus vivencias quedaron reflejadas en varios libros que public. Prescindi de tener una vivienda propia y se aloj durante muchos aos en la Suite 509 del hotel Suipacha Suites.

Cuando su madre sinti que se mora lo llam y le dijo: "Es posible que no volvamos a conversar. Quiero decirte dos cosas: la primera es que sos el mejor de los hijos que he conocido. Segundo: sos un buen hombre porque cada vez ms tu vida se aproxima a las letras de tus canciones".

El 9 de julio, en Guatemala, se apag la vida de Facundo Cabral, con un eplogo tan lamentable como adecuado a su vida aventurera. La misma tierra por la que pas Ernesto Guevara en su camino de ser el Che. Cuando la CIA derrot al gobierno popular de Jacobo Arbenz.

Esa madrugada del 9 de julio del 2011, Dios no estaba ah. Tampoco el estribo del auto de Juan y Eva Pern que lo ayudaron para empezar a torcer un destino inexorable. Ni el cura que le ense a leer en la crcel. Slo los asesinos an no identificados.

Alguna vez reflexion sobre la muerte: "Para m nunca fue un tema serio. Ms bien es excitante la idea de una gran hembra, la muerte. Yo me imagino que el paso final debe ser como el silencio en el teatro antes de que se encienda la luz. El paso al otro lado debe ser as. Ese silencio".

Callaron al juglar pero no pudieron asesinar el recuerdo que queda.

Perdura el dolor y el llanto de personas de todo el planeta que disfrutaron de sus espectculos, simbolizadas en las lgrimas de Rigoberta Mench, Premio Nobel de la Paz. Pero seguramente a Facundo Cabral, le gustara que lo despidan con la alegra. Tal vez se sumara a todos los que canturrean:

"Me gusta el sol, Alicia y las palomas, / el buen cigarro y la guitarra espaola, / saltar paredes y abrir las ventanas / y cuando llora una mujer.

No soy de aqu ni soy de all, / no tengo edad ni porvenir / y ser feliz es mi color de identidad.

Me gusta el vino tanto como las floree / y los conejos y los viejos pastores, / el pan casero y la voz de Dolores / y el mar majndome los pies.
Me gusta estar tirado siempre en la arena / o en bicicleta perseguir a Manuela / con todo el tiempo para ver las estrellas / con la Mara en el trigal.
No soy de aqu ni soy de all, / no tengo edad ni porvenir / y ser feliz es mi color de identidad".

Fuente:http://www.argentina.co.il

Comparte


Noticias relacionadas de Argentina

✅ La protesta policial en Argentina rodean la casa presidencial
✅ Lesa Humanidad: El juicio que busca terminar con 45 años de impunidad en Bahía Blanca
✅ Coronavirus en la Argentina: se analizan medidas para oxigenar AMBA
✅ Relato del secuestro y ejecución de Aramburo
✅ 50 años del asesinato político que reescribió la historia argentina

Te puede interesar!

Ahora se trata de poder a
Chile: Cómo se construye
El pacto secreto entre la


Leonard Cohen y Marianne:
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has

Ultimas Noticias

De interés

Consultas Servel Chile
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu
estocolmo