Los cuerpos de Lucian Freud


Europa | Cultura
Publicada:2011-07-27
Por Mayra José P Braca

Quizs el arte de Freud est cercano a la biologa como muchas veces se ha afirmado, pero tambin tiene algo de esa sensualidad insondable, en el sentido de viaje al interior de la mente iniciado por su famoso abuelo





Lucian Freud fue el pintor vivo más cotizado y nieto de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis. La primera cuestión corresponde a la especulación mercantil del arte. La segunda es un hecho circunstancial de la genética. Lo que creo que le dará la inmortalidad será su obra. Y en ella, de manera especial, su visión del cuerpo humano. Para uno que no es especialista en pintura, enfrentarse a sus cuadros es una educación sensorial que se trasmite a través de lo que las pupilas captan.


Los cuerpos desnudos posan en los cuadros de Freud relajados y tranquilos, abandonados a sí mismos, captados en su reposo, un reposo que se presenta como una segunda desnudez. No se trata de una mirada perversa como la de Degas, es introspectiva, penetra en la intimidad pero de una forma respetuosa, como quien allana una casa con los pies descalzos, procurando no hacer ruido. Así, nos hace dueños del instante. De sus manos han salido hombres y mujeres durmiendo, descansando, en poses reflexivas...


Son varias las mujeres que aparecen embarazadas, en pequeños o grandes lienzos, desde diferentes ángulos, pero mostrando las variaciones corporales ante la nueva vida que se engendra en su interior. En el óleo 'Muchacha embarazada', una mujer muestra en la cercanía su busto desnudo, una piel cercana, tráslucida y llena de venas como una geografía de un embarazo en su inicio, una sensación inquietante que se intensifica por un rostro que no podemos ver, con la cabeza torcida hacia la almohada.


El pintor huia de los esteticismos, algo que se percibe en los desnudos masculinos, donde no aparece el heroicismo con que el cuerpo del hombre ha solido retratarse. Al contrario, son la antítesis de los que muestra la industria del porno o la publicidad. Algo que también sucede con las mujeres. Son diversas. Muestra un acercamiento a las anatomías exuberantes, pero sin caer en ningún caso en una tentación exhibicionista. No es un desnudo naturalista, pero tampoco erótico, aunque no renuncié a una cierta sensualidad, pues los cuerpos, como él mismo afirmase, son lo que son: piel imperfecta, tronco y extremidades. Quizás sea una sensualidad nacida de la intensidad, de la cercanía, de la expresividad que logra arrancar a los modelos, aunque éstos se puedan encontrar durmiendo.


Como los grandes artistas, era un creador de atmósferas; los cuerpos parecen flotar, dotados de ingravidez. Nos inquietan, como sucede con el tabú que sigue representando la desnudez ajena, pero nos atraen magnéticamente. Sin embargo, al contrario que otras obras con la misma temática, buscan la excitación, el rechazo o el deslumbramiento. Freud nos induce a entablar una relación amistosa con los cuerpos desnudos.


Era un artista que navegaba en lo imperfecto. Incluso manipulaba o resaltaba la flacidez de la piel, la estructura ósea, bolsas de grasa, hoyuelos, grasas que reflejan la luz, marcas de viruela y otras manchas. Quiso acercarnos a todas estas cosas, dotándolas de una cierta belleza. Porque Freud dialogó con los cuerpos de Bacon(una de sus influencias más destacadas y reconocidas), pero lo hizo de una forma amable. Sus cuerpos forman parte de nuestro mundo, aunque sea con una mirada particular. Es como si un espejo especial, semejante a los convexos que distorsionan nuestra imagen, nos hiciese partícipe de su propia mirada.


Aunque coquetease con el surrealismo en sus inicios, su obra se ha caracterizado por un realismo subjetivo. Algún critico lo calificó del mayor pintor realista vivo y él llegó a decir que «no hay nada más surrealista que una nariz entre dos ojos». Un artista anti-fotoshop, pero con su propia manipulación.


Así utilizó el 'blanco de cremnitz', una pintura pesada con óxido de plomo, para evocar con más fuerza la textura y solidez de la carne. De esa forma nos enseñó lo que a veces no se quiere ver, la decrepitud y el desgaste natural del cuerpo: pechos caídos, manchas en la piel, venas, imperfecciones y protuberancias. Sin embargo, no existe rechazo o repulsión hacia ellos, sino una solidaridad en su cercanía. El que Lucian Freud tomase mayoritariamente a personas de su entorno como modelos es quizás lo que nos lleva a la empatía con las personas que contemplamos.


Quizás el arte de Freud esté cercano a la biología como muchas veces se ha afirmado, pero también tiene algo de esa sensualidad insondable, en el sentido de viaje al interior de la mente iniciado por su famoso abuelo.


En todo caso, Lucian Freud nos ha dejado una nueva visión, sin precedentes, en la larga trayectoria del desnudo en el arte. Es posible que, como él mismo afirmó, pretendiese perturbar: «El deber del artista es incomodar al ser humano y, sin embargo, una gran obra de arte nos atrae como una química involuntaria, como cuando un perro de caza percibe un olor; el perro no es libre, no puede actuar de otra manera: percibe el olor y su instinto hace lo demás».




Comparte


Noticias relacionadas de Europa

✅ Seis países de la UE conectarán sus apps de rastreo para el Covid-19
✅ COVID-19: Europa debe prepararse para un aumento de fallecidos este otoño, según la OMS
✅ Otorgado el Premio de la Paz de Stuttgart 2020 a Julian Assange
✅ La mentalidad del Reino Unido hacia China muestra una seria regresión
✅ Así es como se ve la desintegración europea

Te puede interesar!

Ahora se trata de poder a
Chile: Cómo se construye
El pacto secreto entre la


Leonard Cohen y Marianne:
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has

Ultimas Noticias

De interés

Consultas Servel Chile
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu
estocolmo